Probablemente, te hayas preguntado en alguna ocasión si los niños pueden viajar en el asiento delantero del coche. Es bastante habitual ver padres que colocan la sillita de bebé en el sitio del copiloto en el sentido contrario a la marcha. Hoy te desvelamos algunas claves sobre la seguridad vial de los más pequeños de la casa.

El bienestar de todos los ocupantes de un vehículo es una cuestión central hoy día. Los fabricantes de automóviles se esfuerzan por incluir en el diseño de sus modelos sistemas de protección más fiables y efectivos que minimicen las consecuencias de un accidente de tráfico. Y este proceso de mejora continua es especialmente importante cuando se habla de niños.

¿Recuerdas nuestro artículo sobre cuál era el asiento más seguro del coche? Entonces te contamos que el asiento trasero central era el lugar perfecto para colocar una sillita infantil. Según la normativa, los niños no deben ocupar el asiento de delante aunque existen algunas excepciones en este sentido.

A continuación, te presentamos una breve lista con algunos de estos casos especiales en los que los niños pueden viajar en el asiento delantero del coche:

  • En coches de dos plazas o furgonetas de tres plazas: En esta clase de vehículos un menor puede ir en el asiento delantero siempre que mida 1,35 metros o menos y vaya instalado en su sillita infantil. Lo mismo se aplica a los vehículos de mayor tamaño en los que los asientos de detrás estén ocupados por otros menores que también cumplan los requisitos de altura mencionados arriba.
  • En caso de espacio insuficiente para instalar las sillitas necesarias: Imagina que tienes res niños y todos están en edad de ir en una sillita infantil. Puede ocurrir que los asientos traseros no dispongan del espacio necesario para poner adecuadamente tres sillas por lo que una de ellas puede colocarse en el asiento delantero.
  • Niños que pueden viajar con el cinturón de seguridad: Cuando los niños han superado la altura de 1,35 metros y tienen nueve años de edad ya no tienen que seguir utilizando sistemas de sujeción específicos y pasan a tener la obligación de abrocharse el cinturón de seguridad como los pasajeros adultos.

Como ves, las situaciones en las que un niño puede montarse en ella siento delantero del coche están muy claras. El incumplimiento de la normativa de circulación a este respecto no sólo supone correr el riesgo de recibir una sanción sino también poner en peligro a los niños que van contigo.

Ahora que conoces las condiciones en las que los niños pueden viajar en el asiento delantero del coche puedes realizar tus desplazamientos por ciudad o carretera de modo responsable. ¡Cuida de las personas que más te importan!