Cómo limpiar una furgoneta por dentro de un modo rápido y eficiente es una de las principales inquietudes de los usuarios habituales de esta clase de vehículos. Nadie quiere viajar, mudarse o hacer su ruta de reparto en una furgoneta con el maletero o los asientos llenos de polvo y manchas. ¿Quieres saber que hacer para tenerlo todo impecable?
En Autofurgo llevamos muchos años manteniendo nuestra flota de furgonetas, coches y monovolúmenes en perfectas condiciones. Por esta razón, en este artículo encontrarás información de calidad acerca de cómo lograr que tu furgoneta quede libre de la molesta suciedad.
Es cierto que cuándo se piensa en limpiar una furgoneta el primer impulso es ir directos al lavadero de coches. Sin embargo, esta opción no siempre nos viene bien porque el establecimiento puede estar cerrado cuándo nos hace falta o quizá los precios son excesivos y es preferible invertir un poco de tiempo libre en nuestro vehículo.
¿Por dónde habría que empezar? Para que no te hagas un lío y no acabes dejándote algún rincón de tu furgoneta sin higienizar debidamente vamos a llevar acabo un breve repaso de las principales zonas de la furgoneta que hay que revisar. Toma nota porque vamos a explicar el método de limpieza a seguir paso a paso:

  • Lunas y espejos retrovisores: Ni que decir tiene que gozar de una buena visibilidad es de importancia capital cuándo se está al volante. Los cristales delanteros y traseros, así como las ventanillas, han de limpiarse por dentro y por fuera con agua y jabón. No olvides utilizar una esponja suave para no arañar la superficie y retirar el exceso de espuma con una bayeta húmeda. Para un acabado perfecto nada mejor que el tradicional papel de periódico.
    Como los espejos son más pequeños puedes optar por un limpia cristales tradicional y así no mancharás los asientos de jabón al gotear la esponja.
  • Salpicadero y volante: Para estas zonas es conveniente añadir un poco de amoniaco a nuestro cubo de agua con jabón. Todo lo que hay que hacer es mojar una bayeta en la mezcla y frotar de arriba a abajo teniendo cuidado de no dejarnos ningún hueco. Por supuesto, llevar guantes protectores durante esta operación es obligatorio ya que es de sobra conocido que el amoniaco es una sustancia corrosiva. ¡No te olvides de fregar la palanca de cambios!
  • Tapicería: Esta es la parte más fácil de la limpieza de una furgoneta ya que tendrás que hacer lo mismo que con el sofá de casa. Simplemente coge tu quitamanchas habitual y aplícalo con un cepillo para la ropa siguiendo las instrucciones del producto.
  • Alfombrillas y suelo: Por fin llegamos al final de nuestra sesión de mantenimiento de una furgoneta. Aquí es indispensable contar con un aspirador de mano para obtener un resultado óptimo. De otra forma, el polvo no se eliminará del todo y lo único que haremos será removerlo. Si es necesario, las alfombrillas también se pueden repasar con el quitamanchas pero asegúrate de que están completamente secas antes de volverlas a colocar en el interior de tu vehículo.

Y aquí finalizan las recomendaciones del equipo de Autofurgo acerca de cómo limpiar una furgoneta por dentro de la manera adecuada. ¡Ahora puedes atender a tus clientes o hacer un viaje en un vehículo reluciente!