Hoy en día, usar gafas para conducir no es un problema. Sin embargo, que la vista no nos juegue malas pasadas es fundamental en carretera. ¿Sabes qué los distintos tipos de gafas que hay en el mercado influyen de forma diferente en tu visión? ¡Exploremos las distintas posibilidades para que compruebes qué lentes se adaptan mejor a ti!
Empecemos con un dato curioso. El 90% de la información que necesitamos para conducir como es debido nos llega mediante la vista. Siendo así, cabe destacar la importancia de acudir inmediatamente al oculista si notamos alguna molestia o cambio en nuestra percepción de las formas o las distancias.
Las gafas graduadas ofrecen una gran ventaja a los conductores puesto que sirven para corregir dos problemas visuales a la vez. Es cierto que el campo visual de las personas que usan gafas es algo más reducido que el de las que optan por las lentillas.
A pesar de todo, si tienes miopía y astigmatismo, por ejemplo, siempre tendrás que sacrificar algo si te enfrentas a la elección de ponerte gafas o lentillas. ¡Lo importante es escoger la alternativa con la que te sientas más cómodo a la hora de coger el coche!
A continuación, vamos a ver algunas buenas prácticas que has de tener en cuenta si llevas gafas de forma habitual para mejorar tu visión:

• Acude al oftalmólogo periódicamente: Cuando caduca tu carnet de conducir y tienes que ir a renovarlo el estado de tu visión es uno de los principales aspectos que se examinan. Pero esto no significa que tengas que esperar forzosamente hasta ese momento para cuidarte la vista. Pedir cita una vez al año con el oculista es algo de lo más recomendable. ¡Así siempre estarás en plenas facultades al volante!
• Gafas de sol: Hay gente que piensa que no es necesario graduar las gafas de sol porque al fin y al cabo no las llevan puestas mucho tiempo. Nada más lejos de la realidad sobre todo si hablamos de conducir por la carretera. Las gafas de sol son grandes aliadas a la hora de deshacerse de molestos reflejos que impidan una correcta visibilidad. Los modelos en tonos grises, naranjas o amarillos son los que ofrecen una mejor combinación entre protección y nitidez visual.
• Gafas polarizadas: Las gafas de sol polarizadas son perfectas cuándo la luz del sol rebota contra superficies horizontales. Por lo tanto, a la hora de conducir resultan de lo más útil. Sus mayores ventajas son que eliminan el problema de los reflejos, proporcionan una mayor nitidez y contraste, nos ayudan a disminuir la fatiga visual y hacen que veamos los colores de un modo más natural que con unas gafas de sol tradicionales.
• Conducir con poca luz: En otra ocasión ya te dimos algunos consejos para conducir de noche. No obstante, el amanecer, el atardecer y la noche son los momentos más críticos del día para subirte a tu vehículo si tu vista no se encuentra en las mejores condiciones.

En suma, si necesitas gafas para conducir tienes que tomar una serie de precauciones adicionales para subirte a tu vehículo con todas las garantías y sin poner en riesgo tu seguridad y la de los demás. ¡Cuida tu vista y disfruta al máximo de tus viajes por carretera!