Seleccionar página

Dejar paso a una ambulancia en el menor tiempo posible es algo crucial. No obstante, la tensión del momento puede hacer que nos pongamos nerviosos y no actuemos correctamente. Para que este tipo de situaciones no te pillen con la guardia baja hoy en Furauto te explicamos algunas reglas básicas.
Las emergencias no avisan. Por eso nunca se sabe cuándo va a hacer su aparición una ambulancia con la sirena y las luces encendidas. Los vehículos sanitarios tienen prioridad y hay que cederles el paso pero no siempre es fácil realizar las maniobras necesarias para echar a un lado nuestro vehículo.
No es infrecuente que se produzcan pequeños colapsos en la circulación e incluso que haya más de un conductor despistado que no se dé cuenta al momento de la presencia de la ambulancia a sus espaldas. Llegados a este punto es importante recordar que todos los ciudadanos estamos obligados a colaborar en este tipo de situaciones. No hacerlo acarreará sanciones y otras consecuencias.
El objetivo de ceder el paso a una ambulancia es ayudar a salvar una vida. Por este motivo, conviene actuar con calma y de forma ordenada. De otra manera, se pueden producir accidentes que no harán otra cosa que contribuir a crear más problemas.
A la hora de apartar tu coche del camino de la ambulancia no has de correr. Los nervios y las prisas pueden hacer que de forma instintiva pises el acelerador pero has de controlar este impulso. Los volantazos u otras maniobras bruscas no ayudan a nadie sino más bien todo lo contrario. El caos que se genera en estos casos dificultará el avance de la ambulancia y eso no es lo que queremos.
Por otro lado, no debes perder de vista que el tipo de vía en el que te encuentres también influye en cómo has de actuar. En vías de doble sentido de sólo dos carriles has de apartarte yendo a la derecha, por ejemplo.
Si la vía tiene dos carriles en cada sentido la cosa cambia. Los de los carriles de la derecha se tienen que mover a la derecha y los que van por lo carriles de la izquierda tendrán que meterse lo más a la izquierda posible. Es una forma eficiente de crear un pasillo.
¿Y qué ocurre con las vías de tres carriles? En esencia se realiza la misma maniobra que en el caso de las vías con dos carriles. Lo único que cambia es que los coches que circulan por el carril central han de apartarse hacia la derecha.
Y con esto hemos terminado nuestra particular guía acerca de cómo dejar paso a una ambulancia. Como has podido comprobar las normas a seguir no son complicadas. Ahora que ya las conoces podrás ponerlas en práctica de forma tranquila y eficiente sin dejarte arrastrar por el estrés del momento.