En el artículo de hoy vamos a dar una serie de consejos para viajar en furgoneta estando embarazada. Ser madre no significa que tengas de dejar de disfrutar de tus viajes por carretera con la familia o los amigos. ¿Quieres saber qué hacer y qué cosas has de llevar siempre contigo?

Si estás leyendo este blog seguro que te encanta conducir y perderte por ciudades y pueblos que nunca antes habías visto. El embarazo no es el fin de la aventura sino más bien el comienzo de otra más emocionante.

Sin embargo, es normal que toda futura madre tenga ciertas inquietudes a la hora de pasar muchas horas dentro de un vehículo. ¿Será seguro para mí y para el bebé? ¿Qué hago si de repente me entran las temidas náuseas matutinas del primer trimestre?

Es verdad que hay que tomar ciertas precauciones si estás embarazada cuándo te montas en una furgoneta o en un coche porque los desplazamientos suelen resultar más pesados en estado de buena esperanza. ¡Pero eso no significa que haya inconveniente alguno si se toman las medidas oportunas!

Ahora vamos a explicar con un poco más de detenimiento los principales consejos para viajar en furgoneta estando embarazada:

  1. En qué fechas se puede viajar: Hasta la semana 28 no tiene porque haber ningún tipo de problema. Eso sí, en el primer trimestre es cuándo hay más posibilidades de sufrir un aborto espontáneo así que no hagas esfuerzos innecesarios. La precaución al volante en esta etapa es doblemente importante si cabe dado que las consecuencias de un choque pueden ser graves para el bebé.

  2. Cinturón de seguridad: ¡Tiene que estar abrochado siempre! Aunque parece increíble hasta el año 2006 el uso del cinturón no era obligatorio para las mujeres gestantes. Menos mal que hoy en día se ha tomado conciencia de que la seguridad en la carretera es cosa de todos y las excepciones no ayudan en nada.

Actualmente, puedes encontrar en el mercado una amplia gama de adaptadores de cinturones de seguridad para ese instante en el que sientes que tu barriga ha crecido demasiado. No hace falta que contengas la respiración ni que vayas apretada e incómoda todo el camino.

La forma correcta de ponerse el cinturón durante el embarazo para que no molete ni pierda eficacia es colocar la cinta inferior en la parte más baja de la cadera para que no aplaste el vientre y la banda pectoral justo en el pecho.

  1. Combate a deshidratación: Este sería un buen consejo para los conductores en general pero hay que tener presente que durante el embarazo hay un mayor riesgo de padecer bajadas de azúcar o de tensión, por ejemplo. Ten a mano un bolso o una mochila con agua y comida.

  2. Carpeta del médico: Tener la tarjeta sanitaria encima cuándo se va de viaje es algo básico. Cuándo se está embarazada hay que añadir al equipaje una pequeña carpeta con todos los papeles relativos al embarazo. Si tienes que ir a urgencias es mejor facilitarle al médico la mayor cantidad de información en el menor tiempo posible.

  3. Ropa holgada: Que nos apriete un poco la cinturilla de unos vaqueros parece poca cosa pero embarazada eso puede suponer un gran inconveniente. Asegúrate de llevar ropa premamá o de una talla mayor a la que uses habitualmente. ¡Después de estar sentada dos horas lo agradecerás!

En resumidas cuentas, los consejos para viajar en furgoneta estando embarazada no son difíciles de seguir. Haz tus preparativos y no cambies tus planes ni tus vacaciones. ¿Hasta dónde os llevará tu furgoneta a ti y a tu bebé?