Seleccionar página

Saber cómo evitar atascos de tráfico nos ahorraría algún que otro sinsabor al volante. Hay ciertas medidas que se pueden adoptar para no vernos inmersos en mitad de un embotellamiento pero hay que tener en cuenta que no siempre se puede huir de este tipo de situaciones. ¡Hay que hacerles frente con grandes dosis de paciencia y filosofía!
El primer paso para no meternos de lleno en un atasco no es otro que la planificación. Evidentemente, en las horas y los días en los que se prevé una mayor afluencia de vehículos en la carretera se sufren más retenciones.
En el equipo de Furauto somos conscientes de que seguir esta máxima no es fácil. Los periodos vacacionales son especialmente peliagudos porque todos queremos apurar hasta el último momento nuestros días libres cuándo salimos de viaje. ¡Nadie decide volver a casa dos días antes de tiempo para encontrar las carreteras despejadas!
Al margen de escoger el mejor momento para subirnos a nuestro vehículo disponer de información actualizada sobre el estado del tráfico y las carreteras es de una ayuda inestimable. En este sentido, la DGT ofrece una cobertura detallada acerca de puntos conflictivos, obras o accidentes. ¡Merece la apena realizar una última consulta justo antes de decidir que ruta vamos a seguir con el coche!
Muchos de los atascos que se producen tiene su origen en un accidente que ha dejado temporalmente intransitable uno de los carriles de la calzada. En ese caso, los conductores implicados deben señalizar el lugar del siniestro con la ayuda de los triángulos además de retirar sus vehículos al arcén tan pronto como sea posible.
Pero la curiosidad también es uno de los enemigos contra los que hay que luchar apara no ralentizar el tráfico. A veces, casi sin darnos cuenta, reducimos la velocidad para ver qué ha pasado si nos cruzamos con un accidente de coche. ¡No hagas eso y continúa prestando atención a la carretera!
¿A que no sabías que las prisas son las principales responsables de gran parte de los atascos? Aunque a primera vista pueda parecer contradictorio los conductores que quieren ir más rápido acaban generando retenciones.
Conducir a lo loco dando frenazos bruscos o cambiar continuamente de carril hace que nuestros movimientos sean imprevisibles para el resto de conductores y en consecuencia se generen maniobras de riesgo o inadecuadas que acaben congestionando el tráfico rodado. ¡La impaciencia no sirve de nada!
En definitiva, podemos decir que la cuestión de cómo evitar los atascos en vacaciones si vamos en nuestra furgoneta tiene más que ver con la paciencia y la responsabilidad al volante que con cualquier otra cosa. Planea tus viajes pero nunca olvides que es inevitable que surjan imprevistos que no controlas. ¡Sigue las normas de circulación y todo irá bien!