Usar neumáticos de segunda mano no es buena idea. Ahorrar dinero perdiendo agarre en carretera y reduciendo la efectividad de la frenada puede hacer que nos vemos envueltos en un accidente de tráfico. ¡La seguridad al volante debe ser una prioridad!
Las ruecas son uno de los componentes de tu coche que más sufren con la llegada del verano y las vacaciones. Normalmente, se hacen más kilómetros que de costumbre y esto provoca problemas como el deterioro de la profundidad del dibujo o la aparición de zonas abombadas.
Además, tampoco hay que tomarse a la ligera el efecto que ejercen las altas temperaturas de la calzada sobre los neumáticos. Como es de suponer, aceleran su desgaste y se hace imprescindible revisar las ruedas de nuestro vehículo con mayor frecuencia que el resto del año.
A continuación , vamos a hacer un repaso de los principales riesgos que implica la utilización de neumáticos de segunda mano. ¡Quedas advertido!

• Desperfectos en el caucho debidos al paso del tiempo: Aunque este problema no es exclusivo de la temporada estival hemos creído necesario incluirlo en esta lista para que no se te pase por alto ningún aspecto relativo al estado de las ruedas de tu coche que sea necesario vigilar.
• Flexibilidad reducida: Al salir de fábrica el caucho del que están hechos los neumáticos es un material elástico que facilita el agarre en carretera. No obstante, poco a poco esa flexibilidad desaparece y el neumático empieza a actuar como un cuerpo rígido. Este es el llamado efecto de cristalización. Es imposible apreciarlo a simple vista así que tendrás que vigilar los aumentos de la distancia de frenado. Si aún así no te aclaras puedes clavar la uña en la rueda. Si el material está blando y cede no tienes de qué preocuparte.
• Conducción inestable: No es ningún secreto el hecho de que los neumáticos del coche se estropean de una forma u otra en función de cuál sea el modelo de nuestro vehículo y de cómo conducimos. El coche no responde igual con unas ruedas en mal estado y esto nos puede poner en un serio aprieto durante nuestro viajes por carretera.

Vistos los riesgos, ahora se puede comprender algo mejor la necesidad de desembolsar algo más de dinero a la hora de sustituir las antiguas ruedas de tu coche. Que tu vehículo no sea nuevo no es una excusa para comprar piezas y accesorios de mala calidad.
Como ya vimos en otra ocasión, las ruedas del coche son uno de los principales elementos de la seguridad activa. A pesar de todos los adelantos y del surgimiento de dispositivos inteligentes desarrollados para prevenir accidentes de tráfico los neumáticos siguen siendo lo único que te mantiene unido a la carretera.
Desde el equipo de Autofurgo esperamos que este artículo nos sirva para tomar conciencia del enorme error que supone instalar neumáticos de segunda mano en nuestro coche. ¡Perder capacidad de maniobra ante los imprevistos no es una opción al volante!