Muchos conductores tienen dudas acerca de cuál es la tasa de alcoholemia máxima en España. Por supuesto, desde Furauto sabemos que la mejor medida de seguridad es que no bebas ni una gota si vas a ponerte al volante de tu vehículo pero en caso de que hayas salido a tomar algo es importante que conozcas cuál es el límite permitido por las autoridades de la DGT.

Insistimos. Aunque la normativa española permita que los conductores ingieran pequeñas cantidades de alcohol sin que ello conlleve multas económicas o la retirada de puntos del carnet de conducir no debes relajarte y pensar que una sola copa no influye negativamente en tu capacidad de reacción en carretera.

No obstante, estar informado siempre es la clave cuándo se trata de viajar en coche con todas las garantías. Ojo, el consumo de alcohol permitido varía dependiendo de si eres un conductor novato o ya tienes experiencia. Y claro está, los conductores profesionales también tienen sus propias reglas que cumplir.

Tanto si te has sacado el carnet de conducir hace poco como si trabajas en el sector del transporte no podrás circular con una tasa de alcohol en sangre superior a los 0,3 g/l. Si hablamos de aire respirado la cifra se reduce a 0,15 mg/l. Para el resto de los conductores la tasa de alcoholemia máxima en España es de 0,5 g/l de alcohol en sangre y 0,25 mg/l en aire espirado.

Como es obvio, la tasa de alcohol será mayor o menor dependiendo del tipo de bebida y de la cantidad de copas que se tomen. Por otro lado, no debes olvidar que el hecho de que el alcohol afecta de manera diferente a hombres y mujeres.

Vamos con unos ejemplos para aclararnos las ideas. Mientras que un hombre de entre 70 y 90 kilos podría consumir dos botellines de tercio de cerveza sin llegar a la zona roja una mujer con el mismo peso sólo debería beber uno.

Estas restricciones pueden parecer exageradas a primera vista pero lo cierto es que la ingesta de alcohol es una de las causas más comunes de los accidentes de tráfico junto con el exceso de velocidad y el cansancio al volante.

Algunos de los principales efectos negativos de la bebida a la hora de conducir son la dificultad para calcular las distancias correctamente, la pérdida de concentración y la falta de coordinación. Ni que decir tiene que circular por la carretera en estas condiciones es un peligro.

Ahora que ya conoces la tasa de alcoholemia máxima en España no tienes excusa para pasarte cuando coges el coche. Si vas a tomar una copa deja tu coche aparcado y llama a un taxi o vuelve a casa con un conductor que no haya bebido. Es por tu propia seguridad y la de los demás.