Decorar tu furgoneta estas Navidades es una excelente forma de darle nuevos aires a tu vehículo sin gastar mucho dinero. ¡Ya verás todo lo que puede conseguirse con un poco de pintura, unos adornos y algún que otro retoque a la tapicería!

La mayoría de la gente cree que sólo merece la pena decorar las furgonetas que se usan también como vivienda. Nada más lejos de la realidad ya que los entusiastas de esta clase de vehículos suelen pasar muchas horas al volante de los mismos aunque pernocten en un camping o un hotel. Siéntete como en casa dando a tu furgoneta un toque personal.

La Navidad es una época fantástica para ponerse manos a la obra y conseguir que nuestra furgoneta se convierta en en algo único. No sólo se tiene más tiempo libre sino que también se puede transformar la tarea en una actividad familiar en la que participen tanto niños como adultos. ¡A los peques les encantará!

Lo primero de todo es decidir qué partes de la furgoneta se quieren mejorar. Cambiar el color de la furgoneta en sí puede ser demasiado costoso con el inconveniente añadido de que al montar y desmontar piezas siempre quedan partes del vehículo de diferentes tonos por muy concienzudo que haya sido el trabajo.

¡Pero no hay que desesperar! Existen pinturas especiales con las que se pueden realizar dibujos increíbles en la carrocería si lo único que buscamos es darle cierta originalidad sin rascarnos el bolsillo más allá de nuestras posibilidades.

Evidentemente, la parte externa de un vehículo es lo primero que capta nuestra atención pero el interior de la furgoneta en sí es lo que más hemos de cuidar para que nuestros viajes y desplazamientos por carretera nos resulten más confortables.

Modernizar la tapicería es una práctica bastante común cuando se trata de decorar una furgoneta.

Que nadie se asuste porque con paciencia y esmero no es una labor tan difícil. Lo primero de todo es escoger la tela y ahí tu imaginación es el límite. Colores lisos, acabados en diferentes texturas… Es difícil decidirse pero hay que tener presente que no hemos de renunciar a la comodidad en favor de la apariencia.

Medir con exactitud la altura y el ancho de los asientos es fundamental una vez seleccionada la tela de nuestras tapicería para saber cuántos metros se van a necesitar. Además, se ha de tener en cuenta que se precisan tres piezas de tela para cubrir el espaldar, el reposa cabezas y el asiento propiamente dicho.

Es importante resaltar que se deben añadir más o menos unos cinco centímetros extra a las medidas que se hayan tomado en un principio para hacer el dobladillo y que todo encaje. Comprar unos elásticos será de una ayuda inestimable en el momento de adaptar los distintos elementos de la nueva tapicería. ¡Cuándo hagas los cálculos no olvides que los asientos tienen distintas posiciones y la tela no debe estorbar!

Por suerte, las largas sesiones de bricolaje no son el único modo de personalizar una furgoneta. Tanto en comercios especializados en esto de los accesorios para el mundo del motor como en las tiendas de decoración de toda la vida se pueden encontrar múltiples opciones para darle la vuelta a la apariencia de nuestro vehículo.

Alfombras y cortinas son los artículos más demandados para conseguir que una furgoneta parezca un verdadero hogar. Este tipo de complementos sirven tanto como para dotar de color al espacio como para aislarnos del frío o darnos algo de intimidad cuando estacionamos en un área de servicio o pasamos la noche al aire libre, por ejemplo.

Para los que saben cuidar de los pequeños detalles hay toda una gama de fundas para el volante, llaveros, parasoles, pegatinas o adornos para el espejo retrovisor. ¡Incluso puedes utilizar tus fotos familiares para que estos objetos sean todavía más especiales para ti!

En resumen, decorar tu furgoneta estas Navidades será toda una experiencia. ¿Te apetece presumir de vehículo y ser la envidia de los demás viajeros cuando vayas al volante? ¡Pues remángate bien la camisa y ponte manos a la obra!