El Gobierno, en el Consejo de Ministros celebrado el viernes 28 de febrero, ha aprobado la puesta en marcha de la tercera edición del PIMA
Aire.

El Plan PIMA Aire 3 vuelve a incluir ayudas directas para la adquisición de vehículos comerciales, motocicletas y ciclomotores
eléctricos e híbridos y de bicicletas de pedaleo asistido por motor eléctrico.

Para los comerciales, se repiten las cuantías de estas ayudas: 1.000 euros para los vehículos de la categoría M1 o N1 de menos de 2,5
toneladas
; y 2.000 euros para los de la categoría N1 con una MMA igual o superior a 2,5 toneladas. Y su concesión, de
nuevo, sigue estando condicionada a que el vendedor aplique por su parte un descuento equivalente en la factura.

El PIMA Aire 3 cuenta con una dotación inicial de 5,5 millones de euros, aunque la asociación de fabricantes de vehículos ANFAC espera que
el presupuesto de este Plan financiado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente se amplíe a 30 millones de euros.

Como en las ediciones anteriores, el gobierno justifica este nuevo plan alegando que, además de ayudar a impulsar la actividad económica, contribuye a reducir las emisiones de contaminantes
atmosféricos procedente del transporte, la agricultura y el sector residencia, entre otros, y es un refuerzo más en la lucha contra el cambio climático. En este sentido, desde la
administración apuntan que con los 76 millones de euros de los planes PIMA Aire y PIMA Aire 2 se renovaron por otros vehículos nuevos más eficientes cerca de 20.000 comerciales y 9.000
turismos, con una antigüedad media de casi dieciséis años. El resultado: una reducción media por vehículo reemplazado del 94% en emisiones de partículas y del 15% en emisiones de CO2.