Seleccionar página

Conocer como la palma de tu mano el consumo de tu coche es muy importante para que tu bolsillo no sufra más de la cuenta cada vez que te subes al volante de tu vehículo tanto en viajes como en tus desplazamientos habituales por ciudad. ¡Repasemos los aspectos en los que debes fijarte!
El primer aspecto a considerar es que no todo el mundo conduce de la misma manera. Sí, parece una obviedad pero la forma en la que se circula influye siempre en la cantidad de combustible que se gasta. Eso significa que no puedes fiarte por completo de las estimaciones generales que viene en el manual de tu vehículo, por ejemplo. ¡La propia experiencia ofrece los datos más precisos!
La buena noticia es que da igual si tu coche es diésel o gasolina. La manera de calcular la cantidad de combustible que usa es básicamente la misma. ¡Y no tendrás que romperte la cabeza con complicadas fórmulas!
El primer paso es fijarte en el cuentakilómetros de tu coche. Si miras el panel de control que se halla junto al indicador de velocidad verás por un lado los kilómetros totales que ha recorrido tu coche y debajo otra cifra que has de poner a cero para saber luego los kilómetros que has hecho entre una visita a la gasolinera y la siguiente.
Ahora viene la parte fácil. Llena el depósito lo máximo que te permita el surtidor. Para que no haya errores lo más recomendable es anotar en una libreta el número de litros que has puesto. Por último, lo que toca es conducir hasta que el vehículo entre en reserva y comprobar el cuentakilómetros para ver la distancia recorrida hasta ese momento.
Es posible que tu coche no te permita poner el cuentakilómetros a cero como se indica al principio del artículo. Si ese es el caso lo único que hay que hacer es apuntar también en un nuestra libreta los kilómetros que había hecho nuestro coche al inicio de la prueba y lo que ha hecho al terminarla para realizar una simple resta.
Para que el experimento funcione es esencial que sigas con tus rutinas diarias. De este modo, es más sencillo hacerse una idea del consumo medio de combustible y tomar medidas para ahorrar después si fuera preciso. Si realizas desplazamientos imprevistos es evidente que el gasto de diésel o gasolina se disparará.
Para calcular el consumo de tu coche a los 100 km se debe llevar acabo una regla de tres. No te preocupes si no se te dan muy bien las matemáticas porque se trata de una cuenta relativamente sencilla que se entiende a la primera.
Por ejemplo, si has gastado 40 litros a los 600 km la cuenta sería la siguiente: 40/600 x 100. Esta operación daría como resultado un consumo de unos 6,6 km por litro aproximadamente. ¡Ya sabes lo que gastas en combustible!
Como has podido comprobar, calcular el consumo de tu coche no es una operación que requiera grandes esfuerzos. Lo que sí es seguro es que puede ayudarte a ahorrar algo de dinero. ¿A qué esperas para hacer la prueba?