La aparición del airbag del coche supuso una auténtica revolución en el campo de la seguridad vial. A lo largo de su historia este dispositivo ha tenido tanto defensores como detractores pero lo cierto es que hoy en día cumple un papel excelente protegiéndonos de impactos contra las lunas delanteras. ¿Vemos cómo funciona?
El airbag no es otra cosa que un sistema de seguridad complementario que se puede clasificar dentro de los elementos de seguridad pasiva de nuestro vehículo. Como recordarás, ya mencionamos en nuestro blog que los mecanismos de seguridad pasiva son los encargados de minimizar los daños cuándo se produce un accidente de tráfico mientras que los dispositivos de seguridad activa se ocupan de facilitar la conducción.
Como es de sobra sabido, el airbag hace su aparición en los casos en los que se produce un choque en carretera. Esta especie de almohada de nailon se hincha para proteger a los ocupantes del vehículo de sufrir lesiones o heridas graves a causa de un impacto. ¡pero no olvides que la efectividad del airbag se multiplica si utilizas correctamente el cinturón de seguridad!
Ten en cuenta que no es necesario ir a gran velocidad para que una colisión desafortunada tenga consecuencias. Por suerte, el airbag está diseñado para minimizar las heridas en la cabeza y el tórax.
Aquí tienes una muestra del gran servicio que el airbag brinda a los conductores: Las muertes por accidentes de tráfico se han reducido hasta en un 30%. Una cifra nada desdeñable cuándo se habla de prevención de accidentes de tráfico.
A continuación, vamos a ver más de cerca las funciones que cumple el airbag en aras de nuestra seguridad al volante:

• Frenar el movimiento de los pasajeros: Al desplegarse la almohada hinchable los ocupantes del vehículo que hayan recibido un golpe y sean impulsados hacia delante no podrán seguir avanzando. El airbag absorberá parte de la energía del impacto.
• Evitan el choque de los ocupantes del vehículo con los componentes más duros del vehículo como pueden ser el volante, el salpicadero o los cristales delanteros. Y por supuesto, también contribuyen a reducir el número de lesiones cervicales.
• Reducen el riesgo de heridas provocadas por la rotura de los cristales tanto del parabrisas como de las ventanas del vehículo. No olvides que el airbag del coche no está instalado únicamente en el volante sino que ahora se encuentra en todo el habitáculo.

¿Has quedado convencido de la importancia del airbag del coche? En el Volvo V40, por ejemplo, la pasión por este dispositivo va más allá ya que este modelo cuenta con airbags exteriores que saltan para prevenir que los peatones que sean arrollados a baja velocidad se golpeen contra el capó. ¡Quién sabe que avances en seguridad traerán los vehículos del futuro!