Seleccionar página

Cambiar un coche viejo por otro es de lo más natural. A partir de los diez años los problemas mecánicos son cada vez más frecuentes lo que hace a la larga resulte más beneficioso para el bolsillo y la seguridad vial adquirir un vehículo nuevo. ¡Hoy te explicamos qué hacer con tu coche antiguo!
¿Has visto alguna vez un coche abandonado en plena calle? Por desgracia, esta no es un a escena poco frecuente. Puede que algunos conductores piensen que no hacen daño a nadie con este tipo de prácticas pero la realidad es que no dar de baja debidamente a nuestro automóvil puede salir bastante caro llegado el caso. ¿Te gustaría pagar hasta 30.000 euros de sanción?
Como ya vemos que la multa por dejar nuestro coche viejo en cualquier parte puede ser considerable es mejor que respetemos la normativa y recurramos a otras opciones mucho más cómodas y prácticas.
Por lo general, si decidimos que a nuestro coche le ha llegado la hora de abandonar las carreteras para siempre tendremos que comprar otro vehículo para sustituirlo. Ante esta situación acudir a un concesionario es la mejor elección. ¡Si además de comprar un coche consigues que te hagan una oferta por el tuyo ahorrarás dinero!
Pero puede que no tengas tanta suerte. Entonces no quedará otra que acudir a un Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos. Si nunca has acudido a uno te conviene saber que este tipo de entidades están especializadas en el reciclaje de piezas de vehículo.
Si eliges esta alternativa también ganarás algún dinerillo extra y no tendrás que preocuparte por el transporte del vehículo puesto que es el mismo centro el que se encarga de trasladarlo hasta sus talleres.
Por supuesto, no olvides guardar bien el certificado de destrucción de tu coche viejo. Este documento resultará indispensable para justificar la baja y evitar así que nos reclamen algún impuesto cuándo ya no proceda.
Para terminar, vamos con una de las formas más comunes de despedirnos de nuestro coche: venderlo. No es raro que queramos renovar nuestro medio de transporte aunque todavía le queden años de vida útil por delante.
A la hora de poner a la venta un vehículo hemos de tener claro que esta clase de transacciones son un acuerdo entre particulares. Como es muy probable que el comprador sea un completo desconocido para nosotros contar con los servicios de una gestoría será de una ayuda inestimable.
Los problemas con los cambios de titularidad se producen más a menudo de lo que nos gustaría. Es importante que revises que todo está en orden para no verte después en la obligación de pagar multas o impuestos que le corresponden a otra persona.
¡Ya sabes qué hacer con tu coche viejo! También puedes regalarlo a algún familiar o amigo pero ten presente que el papeleo es inevitable. Ya tramites un cambio de titularidad o una baja es esencial que la administración tenga constancia de que ese vehículo ya no te pertenece. ¡Cumpliendo las normas todo es mucho más sencillo!