Hoy en Furauto queremos ayudarte a entender cómo usar el claxon del coche. Es bastante habitual que los conductores hagamos sonar la bocina ante cualquier imprevisto pero en realidad sólo deberíamos accionar esta advertencia sonora en situaciones de emergencia.

¿Sabías que tocar el claxon cuándo no debes puede conllevar una sanción? Seguro que parece algo difícil de creer teniendo en cuenta que solemos escuchar esos estridentes pitidos en cualquier atasco o cuando otro vehículo realiza una maniobra imprevista.

Pero a pesar de que el sonido del claxon se escucha con frecuencia en las carreteras españolas resulta que este aparato se diseñó exclusivamente para situaciones de peligro. Como imaginarás, saludar a un amigo o familiar y meter prisa al vehículo de delante cuándo el semáforo se pone en verde no entran dentro de la categoría de urgencias.

¿Recuerdas nuestro artículo sobre los radares de ruido? La contaminación acústica es un problema muy extendido cuándo hablamos del tráfico rodado y todos tenemos que poner nuestro granito de arena para minimizar el estrés que genera el estruendo provocado por el continuo tránsito de automóviles.

Llegados a este punto se impone una pregunta obvia: ¿Cuándo es lícito hacer uso del claxon? Por lo general, puedes utilizar la bocina de tu coche para evitar un posible accidente sobre todo al circular por vías estrechas o de un solo carril en las que la visibilidad sea baja y exista riesgo de colisión.

Por otra parte, las señales acústicas también sirven para facilitar los adelantamientos o para indicar que estás dejando paso a una ambulancia, por ejemplo. Como hemos dicho arriba, el claxon es tu aliado ante una emergencia.

Ojo, hay señales de tráfico que nos indican que no está permitido hacer sonar el claxon en ciertas zonas como los alrededores de una residencia de enfermos, por ejemplo. La multa por saltarse esta prohibición o por pulsar la bocina rítmicamente para celebrar la victoria de tu equipo de fútbol puede rondar los 80 euros.

En definitiva, nunca has de perder de vista que la bocina de tu vehículo no es un juguete ni un adorno sino un elemento destacado pensado para mejorar la seguridad vial. Aprender las claves sobre cómo usar el claxon del coche no sólo te será útil para no recibir la tan temida multa sino que además te ayudará a salvar vidas cuando se presenten circunstancias inesperadas durante tus viajes por carretera.