Seleccionar página

A primera vista el verano no parece la mejor época para encerar el coche. No obstante, esta impresión es del todo equivocada ya que la protección extra que aporta la cera es ideal para mantener tu carrocería a salvo de los desperfectos ocasionados por el sol, el agua y la arena. ¡Pongámonos manos a la obra!
Hace poco ya te dimos algunos consejos para el adecuado mantenimiento de tu coche en verano. Hoy vamos a ir un paso más allá para profundizar en los pasos a seguir para encerar tu vehículo a la perfección. El cuidado de la carrocería no debe hacerse sólo por razones estéticas. ¡Pero a nadie le disgusta presumir de ser el orgulloso propietario de un vehículo impecable!
El encerado sirve entre otras cosas para prevenir el desgaste de la pintura del vehículo. No olvides que aunque tu coche duerna en garaje a veces te ves obligado a estacionarlo al aire libre. Es ahí dónde entran en juego factores como el polvo, los excrementos de los pájaros o el calor del sol en esta época del año.
Por si te lo estás preguntando: No hay motivo para la alarma. Con encerar el coche en dos o tres ocasiones al año ya estarías cubierto. Como es lógico, puedes optar por hacerlo a mano o con una máquina especialmente diseñada para la tarea. Para que no te gastes ni un euro de más aquí te explicaremos cómo se hace el encerado a mano.
Antes de nada, debes decidir si usas ceras naturales o selladores sintéticos. Te recomendamos que decantes por la segunda opción ya que los productos naturales tienen una dificultad añadida a la hora de aplicarlos. Y por si esto fuera poco las mezclas sintéticas son más duraderas.
¡Ojo! Encerar al sol no es buena idea. Busca un lugar resguardado y seco antes de empezar. Evidentemente, el coche ha de estar limpio y sin rastros de humedad para que la carrocería sea una buena superficie de trabajo. ¡No queremos que aparezcan manchas en forma de gotas!
Como se suele decir, la paciencia es la madre de la ciencia. En otras palabras, has de aplicar capas de cera finas para que el resultado final quede tal y como deseas. Por otro lado, has de respetar el tiempo de espera entre la aplicación de una capa de cera y la siguiente que suele rondar las 12 horas. El esfuerzo merecerá la pena a pesar de que la operación te llevará varios días.
A la hora de aplicar la cera, hazlo en capas finas. Si deseas que el coche quede tan brillante como un traje de purpurina no lo vas a conseguir echando una tonelada de producto. Es más, lo único que conseguirás con esto es que la cera se compacte y sea prácticamente imposible de manejar. Por ello, es mucho mejor que apliques varias capas delgadas, analizando las instrucciones del producto para saber cuánto tiempo tienes que dejar secar una antes de aplicar la siguiente. Generalmente, suelen ser entre 10 y 12 horas.
Cuándo compruebes que la cera está correctamente extendida y ha adquirido la consistencia adecuada es el momento de pasar un paño de micro fibra por toda la superficie de tu coche. De este modo, no quedarán hilos sueltos desperdigados por tu brillante carrocería.
Encerar el coche no es complicado pero requiere tiempo. Si no dispones de las horas libres necesarias ni de las ganas siempre puedes acudir a un establecimiento especializado. Al final, lo que realmente importa es que tu coche luzca un aspecto inmejorable y que no sufra estragos por estar a la intemperie.