Hoy vamos a hablar de bodas y coches. Con la llegada de septiembre empieza una de las épocas fuertes para contraer matrimonio y la elección del vehículo para ir a la iglesia es un paso importante. ¡No te la juegues y alquila con Autofurgo!
Sé lo que muchos estarán pensando: ¿Llegar en una furgoneta de alquiler a la iglesia? ¡Eso es una locura! Esta reacción es de lo más normal dado que los coches clásicos parecen la opción más acertada para que los novios vayan a todo lujo.
Lo que nadie te dice es que ese precioso coche de finales de los 60 puede decidir que no va a recorrer un kilómetro más y dejarte sin transporte pocos minutos antes de que comience la ceremonia nupcial que llevas tanto tiempo planeando.
Y no es que la autora de estas líneas quiera pensar en lo peor para meterle el miedo en el cuerpo a los fieles lectores de este blog. Me casé el pasado 26 de mayo y alquilé un Citröen C 11 de película que no arrancó cuándo llegó el momento de llevarme a la capilla. ¡Qué oportuno!
Menos mal que la cosa no llegó a mayores y no tuve ningún problema para encontrar un taxi. Y allí estábamos, mi padre en el asiento delantero y yo detrás con el ramo en el regazo, explicándole al sorprendido taxista lo que nos había pasado. Una anécdota de esas que acabas contándole a tus nietos.
Siempre se dice que no hay mal que por bien no venga. Gracias a esta enriquecedora vivencia puedo desvelarte las razones por las que es mejor ir en furgoneta el día de tu boda. ¡No pierdas detalle!

• Fiabilidad: Los vehículos de Autofurgo tienen una antigüedad de alrededor de un año. No hay que subestimar la potencia y las garantías de funcionamiento de una furgoneta que está como nueva. Al pasar las revisiones con regularidad es raro que haya algún inconveniente y encontrar las piezas necesarias para reparar una avería es fácil. Conseguir repuestos de modelos antiguos que han dejado de fabricarse es otra historia.
• Asientos amplios: Algunos trajes de novia tienen faldas espectaculares que quedan genial pero que son muy voluminosas. ¿Y ahora cómo te sientas cómodamente en un coche sin que se arrugue tu vestido y sin que el velo se te mueva de su sitio al agachar la cabeza para entrar? Otro punto a favor de las furgonetas que cuentan con todo el espacio del mundo.
• Espacio para más pasajeros: El vehículo de los novios puede usarse para mucho más que para acercarse hasta la iglesia. Si el fotógrafo no dispone de coche, por ejemplo, te puede acompañar hasta el lugar escogido para las fotos de boda al aire libre. De esta manera, no te retrasarás a la hora de llegar al convite y podrás disfrutar de los aperitivos y del banquete junto con tus invitados.
• Meter cosas en el maletero: Todos tenemos familiares o amigos a los que no les va mucho eso de las listas de boda o regalar dinero. Se plantan en la celebración con un paquete debajo del brazo y por mucho que nos guste ese bodegón… ¿Qué hacemos con él hasta que llegue el momento de irnos a casa?
Además, ya repartas abanicos, puros o alfileres de recuerdo entre los invitados has de saber que siempre te va a sobrar algo. Guardar estos detallitos o unos zapatos planos por si la novia los necesita después horas bailando es otra ventaja de contar con una furgoneta de alquiler.

Esto es todo lo que puedo aconsejaros sobre bodas y coches según mi humilde experiencia. Los coches clásicos rebosan glamour pero al final lo que importa es la comodidad, la seguridad y llegar a tiempo a contraer matrimonio. ¡Ponle unos lazos y unas flores a tu furgoneta de alquiler!