Desde hace ya algunas años la etiqueta ecológica ha entrado a formar parte del día a día de muchos conductores. Este distintivo sirve para clasificar a los vehículos en función de las emisiones contaminantes que liberan en la atmósfera. ¿Quieres saber en qué categoría entra tu coche?
El objetivo de la DGT al implantar la etiqueta ecológica no es otro que facilitar dentro de lo posible la puesta en marcha de medidas de control de la calidad del aire en las ciudades españolas. Todos recordamos las restricciones que sufrieron los conductores madrileños. La prohibición a los no residentes aparcar en zonas del Servicio de Estacionamiento Regulado o las limitaciones de velocidad en la M-30 son sólo algunos ejemplos.
Si todavía no tienes claro si tu vehículo puede lucir algún distintivo ambiental lo mejor que puedes hacer es consultar la página de la DGT o bien realizar una llamada al 060. Es importante hacer hincapié en que la colocación de esta etiqueta es totalmente voluntaria aunque lucirla en algún lugar visible del coche será beneficioso para los vehículos menos contaminantes.
Desde el equipo de Autofurgo hemos recopilado para ti algo de información general sobre este tema para que sigas familiarizándote con este sistema de clasificación del parque automovilístico. ¡Vamos a ver cuántas etiquetas ecológicas hay y dónde conseguirlas!

• Etiqueta Cero emisiones: Como es lógico esta etiqueta identifica a los coches eléctricos de batería, los híbridos enchufables con una autonomía de 40 km o superior y los automóviles eléctricos con pila de combustible de hidrógeno.
• Etiqueta ECO: Aquí entran los híbridos enchufables con menos de 40 km de autonomía así como los no enchufables. Los vehículos de gas natural y gas licuado de petróleo también formarían parte de esta categoría.
• Etiqueta C: Quizá esta sea la etiqueta ambiental más común ya que es la que corresponde a los turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero de 2006 y a partir de 2014 en el caso de los vehículos Diésel.
• Etiqueta B: Se aplica a los mismos vehículos que se mencionan en el apartado anterior pero que tienen una mayor antigüedad. En otras palabras, hablamos de turismos y furgonetas matriculados desde el año 2000 y vehículos Diésel a partir de enero de 2006.

Ahora que ya conoces el significado de los cuatro tipos de etiquetas ecológicas que existen seguro que te estás preguntando dónde puedes hacerte con una de ellas para tu vehículo. Lo único que tienes que hacer es solicitarla en una oficina de correos. Tendrás la etiqueta en unos días lista para ser colocada en la parte inferior derecha de tu parabrisas delantero.
Como has podido comprobar una etiqueta ecológica no es más que un mecanismo para identificar rápidamente a los vehículos más respetuosos con el medio ambiente. Gracias a esta idea se puede regular la circulación cuándo la calidad del aire se vea seriamente afectada por las emisiones de combustible. ¡Hazte con tu distintivo y cuida el planeta!