Seleccionar página

La preocupación sobre cuál es el asiento más seguro de un coche está a la orden del día, sobre todo en el caso de familias con niños. Si tú también tienes dudas en este sentido hoy en Furauto te contamos todo lo que necesitas saber. ¡Abróchate el cinturón antes de empezar!
El hecho de que ir en un asiento u otro del vehículo influye directamente en los riesgos que corremos al sufrir un accidente de tráfico es una creencia bastante extendida. No obstante, como expertos en coches de alquiler podemos asegurarte que con los años los diferentes modelos de automóvil del mercado han avanzado mucho en este sentido.
Si hablamos de estudios relacionados con la siniestralidad en carretera se puede decir que el asiento central trasero es el más seguro. ¿Pero por qué se ha llegado a esta conclusión? Pues porque debido a su ubicación dentro del coche es el sitio menos expuesto ante una colisión con independencia de que esta sea frontal o lateral.
Antes de que digas nada: La DGT recomienda instalar los sistemas de retención infantil en este asiento. No obstante, no siempre hay espacio suficiente así que la alternativa es colocar la sillita en el asiento trasero que está justo detrás del copiloto. No olvides que cuando se trata de niños pequeños es mejor que vayan sentados en el sentido contrario a la marcha del vehículo.
Recuerda que estamos hablando en líneas generales y que siempre puede haber excepciones. Imagina que tienes uno de esos coches antiguos en los que el asiento trasero de en medio tiene cinturón abdominal y sólo dos anclajes en lugar de tres. Si es así, la persona acomodada en esta plaza tendrá más posibilidades de verse desplazada hacia los lados o hacia delante sin contar con la posibilidad de los daños cervicales provocados por los movimientos bruscos y la falta de un reposa cabezas.
Sin duda alguna, el asiento más peligroso es el del copiloto. Algo que no es de extrañar teniendo en cuenta que está ubicado en el centro de la acción, por decirlo de alguna manera. Cualquier maniobra del conductor como un volantazo o un frenazo imprevistos le afectan directamente.
Ya sabes que la prevención es la clave para reducir el número de accidentes de tráfico. Lo que puedes hacer para mejorar tu seguridad al volante es regular adecuadamente los asientos de tu coche. No nos vamos a detener mucho en explicar esto porque ya lo hicimos en nuestro artículo acerca de cuál es la posición adecuada al volante.
Sólo unas breves directrices: La distancia entre el asiento y los pedales ha de permitirte maniobrar cómodamente sin tener que adoptar posturas forzadas ni mover el cuerpo en exceso. También puedes comprobar que tu espalda está colocada como debe alargando los brazos hasta dejar caer las muñecas sobre el volante. Y por último, no olvides que has de cuidar tu visión de la carretera para que sea lo más amplia posible.
Ahora ya has descubierto cuál es el asiento más seguro de un coche y qué es lo que puedes hacer para reducir las probabilidades de verte envuelto en un siniestro en carretera por no colocarte como es debido a la hora de conducir. ¡Pon estos consejos en práctica en todos tus viajes!