Seleccionar página

Hoy en Furauto queremos informarte acerca de los trámites para realizar la baja de tu vehículo. Este procedimiento es bastante sencillo pero si no se conocen los pasos a seguir decir adiós a nuestro coche de toda la vida puede convertirse en un auténtico caos. ¡Empecemos con el papeleo!
La primera pregunta que debes hacerte es si quieres tramitar la baja definitiva de tu coche o sólo una temporal. Puede que tu vehículo haya llegado al final de su vida útil o que funcione perfectamente pero hayas decidido venderlo para comprarte otro modelo nuevo.
Según la DGT existen tres razones principales por las que a un conductor le puede interesar dar de baja un vehículo temporalmente: motivos personales, la venta del coche en cuestión o que lo hayan robado. ¡Esperemos que nunca te encuentres en este último caso!
Para obtener la baja temporal de nuestro coche y ahorrarnos un dinero en impuestos mientras no lo utilicemos habrá que cumplimentar una solicitud y presentarla en las oficinas de tráfico de nuestro lugar de residencia o donde se halle matriculado el coche. Por supuesto, es necesario identificarse con el DNI y mostrar tanto el permiso de circulación como la tarjeta de la ITV. Tendrás que abonar la tasa correspondiente salvo si te han robado el coche.
Si llegado el momento necesitas usar otra vez tu vehículo puedes darlo de alta sin problemas. Has de rellenar la solicitud, entregar una fotocopia del DNI si el coche está a tu nombre y enseñar el documento de la baja temporal.
Cuándo tengas la documentación en orden deberás pagar una tasa y esperar a que te notifiquen cuándo tienes que ir a pasar la ITV. Este paso es muy importante ya que hay que asegurarse de que un coche que ha estado en garaje un tiempo sigue apto para circular y no ha sufrido deterioro alguno. ¡En cuanto tengas tu permiso de circulación ya podrás volver a la carretera!
¿Pero y si quieres que la baja sea permanente? Entonces deberás desplazarte hasta un Centro Autorizado de Tratamiento. Esta clase de establecimientos son fáciles de reconocer porque tienen una placa identificativa.
Aquí tendrás que enseñar el permiso de circulación del vehículo y tu DNI como en el caso anterior pero además deberás tener a mano la ficha técnica del vehículo. Si cuentas con la autorización apropiada no hace falta que seas el propietario de un vehículo para tramitar la baja. ¡La familia puede echarte un cable si no puedes salir del trabajo para encargarte de estas gestiones!
Por último, no te olvides de llevarte a casa el justificante de destrucción del vehículo así como el justificante de baja definitiva de la DGT. Como ves, tener todos los papeles en regla es más simple de lo que parece y no conlleva gastos inasumibles.
Desde el equipo de Furauto esperamos que este breve resumen acerca de como llevar acabo la baja de tu vehículo y los supuestos en los que puedes hacerlo te haya sido de utilidad. ¡Nunca se sabe cuándo te vas a ver obligado a cambiar de coche!