Seleccionar página

Distinguir entre un inhibidor de radar, un detector o un avisador te puede salvar de una multa. Es normal que quieras reducir las sanciones por excesos de velocidad o simplemente contar con un aparato de refuerzo que te ayude a conducir como es debido. ¿Vamos a ver qué mecanismos puedes instalar en tu coche sin saltarte la ley?
Por si todavía no lo sabes… ¡Los inhibidores de radar no están permitidos en España! Se trata de unos aparatos que están diseñados para estorbar de forma directa el correcto funcionamiento de cualquier radar con independencia de que sea del tipo móvil o fijo.
En otras palabras, un inhibidor lanza una especie de señal láser que hace que a un radar le resulte imposible efectuar la lectura de la velocidad a la que va un vehículo determinado. ¡Como podrás imaginarte las autoridades no están a favor de su uso! Y además, como conductores responsables nuestro deber es circular respetando las normas de tráfico y no idear trampas para saltárnoslas.
Por otra parte, un inhibidor de radar se coloca debajo del retrovisor así que no se puede camuflar de ninguna forma y la policía te pondrá la correspondiente multa. ¡Las sanciones llegan hasta los 6000 euros!
Tampoco puedes poner detectores de radar en el salpicadero de tu coche. La lógica es que los conductores que usan estos aparatos para comprobar la posición de los radares de la DGT seguramente lo hacen con ánimo de circular más rápido de lo permitido sin riesgo a una verse en la obligación de pagar una multa.
Y por último están los avisadores de radar. En este caso, estos dispositivos se limitan a darte información acerca de dónde están los radares cuya situación ha hecho pública la DGT. Los datos almacenados en el avisador están a disposición de todos los usuarios y conductores.
¿Te interesan los avisadores de radar? El precio de esta clase de productos ronda los cien euros aunque todo depende de la marca y el modelo por el que al final te decidas. ¡Hay mucho dónde escoger!
La ventaja de tener un avisador de radar en tu vehículo de cara a tu seguridad al volante es que reduce el riesgo de las posibles distracciones provocadas por el teléfono móvil. ¡Todo lo que ayude a que prestemos más atención a la carretera siempre es positivo!
En este punto, ya te habrás hecho una idea de cuáles son las diferencias entre inhibidores, detectores y avisadores de radar. La clave principal para no jugártela instalando en tu coche un dispositivo prohibido es plantearte si el mecanismo en cuestión entorpece la labor del radar o no.
Un inhibidor de radar está pensado para cometer un fraude y por eso no debes caer en la tentación de utilizarlo en tus desplazamientos en coche o furgoneta. ¡La mejor manera de que no te pongan una multa es conducir respetando rigurosamente los límites de velocidad!