Pensemos en el mundo de hoy en día sin furgonetas y sus derivados. Cuantas pequeñas empresas se volverían locas a la hora de transportar sus mercancías, o cuantas mudanzas acabarían en un auténtico infierno de no poder mover todos los muebles y pertenencias de una casa a otra. Pero gracias al ingenio humano, el desarrollo de las furgonetas tardó poco en acelerarse después de la llegada de los primeros automóviles, que pese a todo aún no servían para transportar grandes cargas ya que tan solo tenías tres ruedas: una delantera y dos traseras.

La intrahistoria sobre el nacimiento de la primera furgoneta está cargada de anécdotas y como muchos de los hitos de la automoción hay que buscarlo en Alemania. Corría el año 1896 y el ingeniero Gottlieb Daimler se dio cuenta viendo a unos fatigados caballos transportando un carro cargado de barriles de cerveza que aquello tenía que dar un salto hacia delante.Primera furgoneta

No se lo pensó dos veces y desarrolló el primer prototipo de automóvil con cuatro ruedas, lo que le permitía asegurar y distribuir mucho más la carga. Sin embargo, la patente de Daimler pronto fue superada por Carl Benz, uno de los mayores genios de la automoción primigenia, que solo unos meses antes había registrado el primero modelo de coche fabricado con motor de combustión interna.

Benz aportó al modelo de Gottlieb una solución tan práctica como imprescindible. Añadió una caja en la parte de la carga donde toda la mercancía quedaba aislada. Había nacido, ahora sí, el primer antecesor moderno de las furgonetas que hoy recorren el mundo.

Con sus dos patentes los dos ingenieros alemanes compitieron durante años para hacerse con parte del mercado de transporte, hasta que tiempo después empezaron a colaborar juntos. Al ver que su unión era fructífera en 1926 la Daimler Motorengesellschaft y la Benz & Cie se fusionaron definitivamente formando la Daimler-Benz. Sí, has acertado, es el germen de la actual Mercedes-Benz.

Como ves, la furgoneta tuvo mucho que ver en la creación de una de las marcas actuales de mayor importancia y a la postre para desarrollar la industria del automóvil. Después llegarían los mil y un modelos de furgoneta que se han creado hasta nuestros días. Un vehículo fundamental que tenemos que agradecer a dos ingenieros alemanes, unas cuantas cervezas, y dos caballos que pedían el relevo.

PD: En 2014, con motivo del lanzamiento de su nueva línea de vehículos comerciales, Mercedes lanzó un pequeño vídeo donde se narra la historia de la creación de la furgoneta.