Tarde o temprano, siempre llega ese momento en la vida en el que toca cambiar de casa. Ya sea por un cambio en el domicilio, por trasladar unos muebles de una vivienda a otra, o para ayudar al hijo que se va a que no se deje nada por el camino. Un proceso que puede suponer un importante nivel de estrés y en el que desde Autofurgo.com te queremos ayudar con una serie de consejos y claves para que no pierdas nada por el camino, y lo más importante, que tus mudanzas sean económicas y todo un éxito.

En busca de mudanzas baratas: el orden y la iniciativa como factores fundamentales

1- Panaderías y supermecados, tus amigos para encontrar cajas de cartón

Cajas para mudanzaEmpiezas la mudanza, y te imaginas la típica escena con toda la casa llena de cajas marcadas y etiquetadas listas para el transporte… pero un momento, ¿de dónde sacas tantas cajas de cartón? Lo que parecía un aspecto menor se convierte en el más fundamental porque te das cuenta de que una buena caja de cartón cuesta encontrarla -sobre todo cuando la necesitas- más que el sacacorchos que echarás en falta cuando inaugures tu nueva casa, invites a tus amigos, y te des cuenta de que no tienes con qué abrir la botella de vino (anótalo también). Para eso, todo lo antes que puedas, empieza a comentar en la panadería a la que vas todos los días que vas a necesitar cajas de cartón. También es muy recomendable hacerlo en supermercados grandes, o incluso pasarte por un centro de reciclado si te pilla cerca de casa. Bancos, colegios, imprentas u oficinas postales también pueden ser otra opción.

2- Haz tú mismo todo lo que puedas

Utiliza tu coche para las cosas más pequeñas y si no es suficiente, en autofurgo.com tenemos un servicio especial mudanzas para transportar las cajas, muebles y electrodomésticos de menor tamaño y, sobre todo, las cosas de valor que quieras tener siempre cerca de ti y que lleguen a su nuevo destino en perfecto estado. En Autofurgo.com te ofrecemos un amplio abanico de posibilidades para que puedas ahorrar dinero en tu mudanza contratando distintos modelos de furgoneta que puedes recoger en un punto y depositarla tras acabar en otro distinto en nuestra amplia red de ciudades donde damos cobertura. Deja a la empresa de mudanzas lo que sepas que no puedes mover y tu bolsillo también cambiará de casa más entero.Alquilar furgoneta para mudanza

3- Ordena y clasifica tus cosas como si no fueran para ti

De nada te servirá ordenar todo bien si no identificas cada caja de la mejor forma posible para que al llegar a tu nuevo hogar el proceso de empezar a poner en marcha la casa sea lo más exitoso posible. Utiliza posits de colores o rotuladores distintos para marcar lo que va a cada estancia o lo que pertenece a cada una de las personas de tu familia. Un truco puede ser que cada familiar se encargue de recoger parte de las cosas de otro, aunque desecha esta opción si tu padre lleva toda la vida coleccionando revistas o antigüedades o tu mujer tiene un armario lleno de zapatos.

4- Compara precios de las empresas de mudanza con tiempo y sobre todo prevé riesgos

Contratar un servicio de mudanza de calidad no suele ser económico. Los precios varían mucho en función de la dimensión de la vivienda, de su accesibilidad, y de los kilómetros de traslado. Valora bien todas las opciones y ten en cuenta que como en todos los sectores hay mejores y peores profesionales. Asegúrate de que la empresa a la que confías tus cosas cuenta con todos los seguros adecuados y que también se encargará de dejar las cosas en perfecto estado una vez llegados al destino. Por eso, es importante que dejes el trabajo a profesionales que te den la mayor confianza, e intentes recortar ese presupuesto transportando tú mismo en furgoneta todo lo que esté en tu mano.

5- Un inventario puede dejarte mucho más tranquilo

Aprovecha que una mudanza no se hace todos los días para anotar tus pertenencias. Quizá sea un buen momento para ordenar tus libros por temática o para organizar mejor aquello que llevaba años guardando.

6- Los libros o las cosas voluminosas pero livianas, a la furgoneta. Y practica con el tetris

Libros mudanzaLas empresas de mudanza suelen cobrar por la dimensión del hogar, calculando por metros cúbicos a transportar, o por la cantidad de peso. Por eso es importante que elijas bien todo lo que puedas llevar tú mismo en una furgoneta. El que dijo que el saber no ocupa lugar nunca trasladó una caja llena de libros, así que si te facturan por peso, plantéate llevarlos haciéndote con un carretillo. Del mismo modo, las cosas más voluminosas pero livianas pueden ahorrarte varios euros si las llevas por tu cuenta. Aprovecha para distribuir la carga en la furgoneta dejando las cosas más pesadas debajo y lo más ligero arriba.

7- El periódico como embalaje solo para lo que no te importe que se rompa

Al igual que las cajas, es importante que te hagas con buenos elementos de embalaje como plásticos almohadillados y fundas para sofás y colchones.

8- Aprovecha para pensar bien qué merece la pena trasladar y que no

Si tienes un mueble viejo cuyo transporte te va a suponer un coste añadido -en dinero y esfuerzo- y no le tienes especial cariño es el momento de hacer borrón y cuenta nueva. Piensa siempre muy bien qué vas a necesitar en tu nueva casa y que no va a caber o qué quieres renovar. Del mismo modo pasa con la ropa vieja, si crees que no la vas a necesitar y lleva unos años ocupando cajones o arcones quizá pueda ser de más utilidad entregárselo a una asociación benéfica. Ellos mismos se encargarán de ir a recogerla. Pregunta también en tu ayuntamiento sobre los servicios de recogida de muebles.

9- Un trastero puede ser la mejor trinchera.

En ocasiones puede que al hacer la mudanza tengas que dejar muebles y otros enseres en un lugar neutral hasta poder llevarlos a tu nuevo hogar. Si no quieres amargarle la vida al amigo que vive cerca la mejor opción es alquilar un trastero que cuente con servicios de seguridad y que funcione sin tarifas de entrada y retirada, sino por días o periodos de tiempo concretos.

10- (y más importante) Disfruta de la mudanza.

Es posible. Durante el traslado seguramente te reencuentres con esa caña de pescar que lleva años guardada, esa raqueta de tenis que estaba cogiendo polvo o esos zapatos que te has dado cuenta de que vuelven a estar de moda. Una mudanza trae consigo multitud de recuerdos que si la afrontas con tiempo te puede ayudar a retomar aficiones perdidas y encontrar cosas de valor que un día olvidaste.

Y lo más importante, como te habrás dado cuenta, toma todo con calma y comienza a planificar la mudanza con tiempo suficiente, eso hará que todo vaya sobre ruedas y evitarás cualquier imprevisto.