Seguramente no puedas pensar en un logotipo de coche más icónico que el de Mercedes-Benz. Su estrella de tres puntas ha llegado a ser tan indentificativo que, por desgracia, no son pocos los robos que tienen que sufrir sus propietarios de ladrones que les arrancan los pequeños estandartes de sus vehículos.

Sin embargo, la historia del nombre y el logo de este marca no es exactamente cómo se conoce popularmente. Antes de empezar con esto, recorramos brevemente su historia. En Autofurgo, tu web de alquiler de coches de todas las gamas al mejor precio, pensamos que conducir y viajar debe ser un placer, y qué mejor que enriquecerlo con un poco de historia.

Mercedes-Benz nace de la unión de dos marcas preexistentes en los años veinte: Daimler y Benz. Estas dos fábricas habían sido rivales históricos en Alemania, pero la crisis de la época les obligó a cooperar.

¿Y cómo surge el nombre de Mercedes?

La parte de Benz viene del creador de esta anterior empresa, Karl Benz, una de las más antiguas en el mundo de la automoción. Sin embargo, ¿cómo se llegó a Mercedes? La historia cuenta que fue el dueño de Daimler el que cambió de nombre en honor de su hija, llamada así, Mercedes, pero esto no es del todo así.

Si quieres saber la historia entera es la siguiente: En primer lugar, Emil Jellinek, el supuesto jefe de Mercedes y padre de la niña inspiradora, no era el jefe, sino un socio distribuidor austríaco que comenzó a desarrollar con éxito nuevas versiones a partir de Daimler a las que comenzó a llamar con este nombre de mujer. Ante el éxito, empresario y compañía llegaron a un acuerdo para que Jellinek fuera el distribuidor exclusivo de los vehículos de Daimler en casi toda Europa menos Alemania y Estados Unidos, solución que al final acabaría unificando el nombre bajo Mercedes.

Después viene el nombre de su hija, que en realidad se llamaba Mercédès Adrienne Ramona Manuela Jellinek, pero que su padre llamaba por su primer nombre, con el que además debía tener alguna especie de obsesión (algunos cuentan que por alguna pasión española) ya que era un gran aficionado las carreras y cuando participaba en alguna en ocasiones se presentaba como Mr. Mercedes.

Las estrellas han sido durante casi toda su época el logotipo clásico de Mercedes. Se instauró en 1933 y desde entonces apenas ha variado. En un primer momento adoptó una corona de laureles que procedía del anterior logo de Benz.

Posteriormente, se quedó la estrella encerrada en un círculo que hoy todos conocemos, y desde 1989 no ha cambiado, cuando se añadió las tres dimensiones que ahora son habituales.