Los cursos de conducción eficiente son muy útiles a pesar de que despiertan un escepticismo generalizado. No sólo te ayudan a consumir menos sacándole más partido al combustible de tu coche sino que además hacen que se reduzca la contaminación del aire. ¿Te atreves a sustituir algunos de tus viejos hábitos en carretera por otros más prácticos?
En Autofurgo sabemos perfectamente que es muy difícil desprenderse de ciertas costumbres cuándo llevas muchos años al volante. Da igual que seas un profesional del transporte o simplemente un entusiasta de los vehículos de cuatro ruedas con muchos kilómetros de viaje a sus espaldas.
La cuestión es que la primera barrera a superar para aprovechar los consejos de un curso de conducción eficiente es la propia reticencia del usuario. No se trata de que conduzcas bien o mal. Lo que importa aquí es mejorar para que se beneficie tu bolsillo y se reduzcan al mínimo las consecuencias del tráfico rodado para el medio ambiente.
¿Te gustaría hacerte una idea de lo que puedes aprender en esta clase de cursos antes de embarcarte en uno? Lo único que tienes que hacer es seguir leyendo este artículo en el que nuestro equipo ha resumido para ti las principales claves para circular de un modo eficiente:

  • Arrancando el coche: Empecemos por el principio. Cuándo arrancas no es necesario que pises el acelerador inmediatamente. No olvides que deberás esperar un rato antes de meter la marcha en el caso de los motores diésel.
  • Cómo usar las marchas: Las marchas largas y las bajas revoluciones te permiten un mayor ahorro. Aunque te parezca increíble en ciudad debes ir en 4º o 5º. Con esta medida puedes gastar hasta un 15% menos de combustible. ¡Un coche gasta más en punto muerto que con una marcha engranada!
  • Velocidad: Cuanto más rápido vayas más combustible te hará falta. Con esto no queremos decir que circules tan despacio que pongas en riesgo tu seguridad y la del resto de conductores pero es fundamental que busques el punto medio. No ponerse nervioso y no ir conduciendo con prisas te hará las cosas más fáciles.
  • Guardar la distancia de seguridad: Esto te permitirá ver la posición de dos o tres vehículos a tu alrededor con lo que es poco probable que tengas que hacer maniobras bruscas como frenazos o cosas por el estilo.

Como has podido comprobar conducir aplicando estos consejos no sólo hace que tengas que repostar con menos frecuencia sino que además contribuye a mejorar la seguridad vial. Ten presente que cuándo te subas a un vehículo la prudencia y la paciencia son tus aliados.
En suma, apuntarse a un curso de conducción eficiente sí que sirve para algo pero es vital que se vaya con una mentalidad abierta y con ganas de aprender. Recaer en las antiguas costumbres es más cómodo pero si perseveras comprobarás por ti mismo que tus esfuerzos han valido la pena.