A continuación, desde Autofurgo te presentamos las claves para recargar tu vehículo eléctrico. Cada vez son más las personas concienciadas con la protección y el cuidado del medio ambiente que optan por esta clase de vehículos. ¿Quieres conocerlos más a fondo para saber cómo utilizarlos?
Aunque el concepto de coche eléctrico ya no es algo nuevo ni que resulte sorprendente todavía hay mucha gente que no tiene muy claro cómo funcionan en cuestiones como la autonomía o los diferentes métodos y puntos de recarga. En Autofurgo queremos disipar las dudas que nuestros lectores puedan tener en este sentido en aras de fomentar una conducción más responsable y sostenible.
Lo primero es lo primero. Necesitas recargar tu vehículo eléctrico para poder seguir moviéndote con total libertad por ciudad o carretera. ¿Dónde puedes acudir? Que no cunda el pánico porque hay diferentes clases de establecimientos que ofrecen el servicio que buscas. Más abajo se detallan algunos:

• Estaciones públicas de recarga rápida: Estos establecimientos cuentan por lo general con una potencia de 50kW (DC) y de 44 kW (AC).
• Estaciones públicas de carga semi- rápida: Se diferencian de las primeras en que su potencia eléctrica ha de ser superior a los 20 kW en corriente continua o alterna.
• Estaciones privadas de recarga: Al contrario que en los dos casos anteriores, en estas estaciones no está permitida la entrada de cualquier usuario.

Ahora vienen las cuestiones más prácticas. Si se trata de echar gasolina los pasos a seguir son de sobra conocidos por cualquier conductor. ¿Pero cuáles son los diferentes métodos para recargar tu vehículo eléctrico? Como es lógico, hay que enchufar las baterías a la red y para eso existen varios métodos que se enumeran brevemente más abajo:

• La primera forma consiste en instalar un cargador doméstico. Para ello, no se necesita acudir a la compañía eléctrica para aumentar la potencia contratada pero el dispositivo tiene un coste equivalente a una televisión o un ordenador. No obstante, la principal ventaja reside en que los tiempos de recarga se reducen muchísimo.
• En segundo lugar, se puede recargar un vehículo eléctrico enchufando el coche a una toma de corriente de toda la vida.
• Para finalizar está el sistema de CHAdeMO. Ofrece hasta 62.5 kW de corriente continua de alto voltaje. El tiempo de carga con este método es extremadamente bajo llegando en algunos casos a oscilar entre la media hora y los quince minutos.

A primera vista, puede parecer que la recarga de un coche eléctrico es demasiado sofisticada ya que hay que fijarse en aspectos como si se tiene un conector Schuko o uno CSS. Sin embrago, esta clase de vehículos son silenciosos y los costes de mantenimiento y de recarga de baterías son muy económicos. ¿Te animas a probarlos?