Afortunadamente, que nuestro vehículo se vea envuelto en una colisión múltiple no es algo que ocurra todos los días. No obstante, cuándo pasa es fundamental saber cómo hemos de actuar a la hora de dar parte al seguro para no acabar teniendo más complicaciones de la cuenta. ¡Mantén la calma y todo saldrá bien!

Por lo general, una póliza de seguros estándar no incluye los desperfectos originados en una colisión múltiple. Si tienes un seguro a todo riesgo puede que no salgas mal parado de la situación pero con un seguro a terceros la cosa cambia sensiblemente.
En resumidas cuentas, en un accidente en el que se ven implicados varios vehículos cada conductor ha de encargarse de los daños que ha ocasionado a otros conductores. En un seguro a todo riesgo, como es lógico, es la propia aseguradora la que se ocupa de pagar las reparaciones.
Seguidamente, vamos a ver con algo más de detalle los pasos a seguir después de un accidente de estas características:

• Avisar a las autoridades: La propia naturaleza de una colisión que afecta a varios conductores hace necesaria la intervención de la policía o los profesionales sanitarios. Antes de entrar a cuantificar los daños materiales hay que asegurarse de que las personas implicadas reciban asistencia y que la zona del siniestro queda debidamente acotada para no entorpecer el tráfico más de lo que sea preciso.
• Redactar un informe del suceso: Esta tarea recae sobre la autoridad competente pero la colaboración de los conductores es vital para que los datos del informe sirvan para hacer una reconstrucción fiel de los hechos. Cualquier detalle puede ser importante así que pasado el shock inicial es bueno fijarse en aquello que pensemos que puede ser de interés para las aseguradoras o las autoridades judiciales.
• Identificar al causante de la colisión: Una vez que se haya descubierto quién es el culpable de que se haya producido el accidente será esta persona o su aseguradora la que debe ocuparse de la cuantía económica que supongan los daños físicos, materiales o incluso mentales que hayan podido ocasionarse. En este sentido, cabe señalar que los responsables no tienen derecho a indemnización ni a una compensación por gastos médicos.

En suma, lo mejor que podemos hacer ante una colisión múltiple es no perder los nervios. Así podremos estar atentos a lo que pase a nuestro alrededor y actuar como sea conveniente para minimizar en la medida de lo posible las consecuencias de este desagradable incidente.