Seleccionar página

Los drones de la DGT hicieron su aparición el pasado puente del 1 de mayo. Una forma innovadora y eficiente de controlar el tráfico en las carreteras españolas. ¿Quieres saber más acerca de cómo funciona este sistema de vigilancia y cómo puede afectar a los conductores? ¡Vamos a verlo!
La entrada en escena de los drones no ha supuesto una novedad por lo que respecta a las medidas de vigilancia del tráfico. Es cierto que son herramientas muy prácticas y versátiles pero no hay que olvidar que el control aéreo ya existía desde hace tiempo.
Aunque nuestro primer impulso sea pensar que esta medida tiene principalmente fines recaudatorios la verdad es que esa no es la única función que son capaces de desempeñar estos pequeños dispositivos voladores.
Su gran maniobrabilidad permiten a las autoridades hacerse una idea más completa y precisa del estado de las carreteras. Este hecho, como es lógico, es de una gran importancia de cara a prevenir accidentes de tráfico.
Por otro lado, resulta imposible que no se den imprevistos en la carretera que desemboquen en alguna clase de incidente. Cuando esto ocurre, los drones proporcionan una excelente cobertura a los equipos sanitarios encargados de acudir al lugar del siniestro en cuestión.
Habría que diferenciar entre modelos como Phantom 4 Pro o el Matrice 200 que de momento están destinados únicamente a labores de control frente a los Mavic Pro que se dedican a captar a los conductores que cometan infracciones de tráfico para notificarles posteriormente la temida multa.
No se puede negar que a cualquier conductor le resulta más difícil, por no decir imposible, detectar la presencia de uno de los drones de la DGT que la de un radar de toda la vida. Así que la única manera de estar seguros cien por cien de que no recibiremos una multa por correo es respetar siempre las normas de circulación. ¡Ya sabes que en Furauto estamos comprometidos con tu seguridad al volante!
Pero los conductores no son los únicos que van a notar los cambios que supone la incorporación de los drones a las carreteras de nuestro país. Trabajadores y colaboradores de la DGT van a afrontar su labor de un modo diferente.
El motivo no es otro que la autonomía que brinda el uso de un dron. El dispositivo permite recabar información a 80 kilómetros de distancia y, por si esto fuera poco, en tiempo real. Conocer con exactitud lo que ocurre en diversos puntos de la red de carreteras de España y poder actuar en consecuencia ya no es cosa de ciencia ficción. ¡Un dron es capaz de volar hasta ocho horas!
Habrá que esperar algo más de tiempo hasta conocer con exactitud cuáles son las consecuencias y posibles aplicaciones del empleo de estos drones de la DGT con fines sancionadores o de vigilancia. ¡Todo lo que refuerce la seguridad vial es bienvenido!