Hoy vamos a repasar las multas de tráfico más comunes. Conducir el coche de forma responsable es cosa de todos pero la verdad es que a veces nos relajamos un poco a la hora de cumplir las normas de circulación. ¡Presta atención para no cometer estos errores!
Ya en una ocasión hablamos acerca de las autopistas con más radares y los problemas que ocasiona el exceso de velocidad. En este artículo vamos a ir un paso más allá y vamos a detenernos uno por uno en los motivos de multa más frecuentes. Así ya no tendremos excusas para no conducir como es debido al volante de nuestro coche de alquiler:

• Multas por exceso de velocidad: Llegar tarde a una cita o descuidarnos hablando con el copiloto puede incitarnos a pisar a fondo el acelerador. Esta imprudencia puede costarte hasta 600 euros así que te recomendamos que eches cuentas antes de decidir si merece la pena ahorrarse unos minutos de trayecto. Y no olvides que puedes perder de 2 a 6 puntos del carnet de conducir.
• Hablar por el móvil: Desde el equipo de Furauto no nos cansaremos de repetir que el uso del móvil al volante está totalmente prohibido. Ninguna llamada o mensaje de WhatsApp es tan importante como para que apartes los ojos de la carretera. Por si la seguridad vial no fuese suficiente motivación para abandonar esta costumbre ten en cuenta que la sanción asciende a 200 euros.
• Multas por superar la tasa de alcoholemia permitida: El alcohol, reduce sensiblemente tu capacidad de atención en carretera así como tus reflejos. No te la juegues ni pongas en peligro al resto de los conductores de forma innecesaria. Pide a un amigo que no haya bebido que te lleve a casa o simplemente coge un taxi. La multa por esta clase de comportamiento es de 500 como mínimo.
• Saltarse un semáforo: Ignorar el disco rojo cuesta hasta 200 euros y puede suponer la pérdida de cuatro puntos del carnet. De nuevo, las prisas no son buenas consejeras cuándo nos subimos a nuestro coche. Salir de casa con tiempo es la única forma de que no nos agobiemos ante los semáforos cerrados que encontremos en nuestro camino.
• Aparcar indebidamente: Sé sincero. ¿Alguna vez has dejado el coche en doble fila o has decidido estacionar en un vado? ¿No te tienta la posibilidad de dejar el coche en esa plaza de minusválidos sólo un segundo? Ir al cajero, recoger a los niños del colegio, comprar una botella de agua… ¡Será sólo un momento! Pues bien, ese momento te puede costar una sanción o quedarte sin tu vehículo porque se lo ha llevado la grúa. ¡Busca un hueco en el que realmente puedas aparcar y te quedarás más tranquilo!

Como has visto, la mayoría de las multas de tráfico las ocasionan la supuesta falta de tiempo, la pérdida de atención o el no ser consciente de las posibles consecuencias de no cumplir las normas que dicta la DGT. ¡Andate con ojo cuándo cojas el coche!