Seleccionar página

Las etiquetas de los neumáticos sirven para orientarnos acerca de qué tipo de ruedas son las que mejor le vienen a nuestro coche. Factores como el agarre o el ruido que producen son vitales así que debemos interpretar debidamente la información que nos brinda el etiquetado de esta clase de productos. ¡Descubre las claves en este artículo!
Como ya sabes, en Furauto hemos dedicado numerosas entradas a hablarte de las ruedas del coche. Hemos aprendido a detectar un problema de neumáticos cristalizados, hemos explicado los peligros de usar ruedas de segunda mano e incluso hemos visto cómo cambiar una rueda pinchada por la de repuesto.
En esta ocasión nos centraremos en el etiquetado de los neumáticos de tu vehículo porque como hemos apuntado más arriba aporta una información muy valiosa de cara al mantenimiento del automóvil y a la seguridad durante la conducción.
Volvemos a insistir en un concepto básico. Los neumáticos son la única parte de tu coche que está en contacto directo con la carretera por lo que han de estar siempre en buen estado. Vigilar factores como la adherencia y la presión es fundamental para sustituir las ruedas cuándo sea necesario.
Si crees que ha llegado el momento de que las ruedas de tu coche pasen a mejor vida tienes que cerciorarte de que el juego nuevo tenga las medidas correctas. Consulta la información facilitada por el fabricante para no confundirte en el momento de la compra.
Las medidas de las yantas determinan el tamaño del neumático. Otros aspectos que también influyen en este sentido son el perfil y el ancho de la goma. El número y la letra que vemos en las ruedas nos avisan de la velocidad y el peso para las que han sido diseñadas. No es lo mismo una rueda de un turismo que la de un camión, ¿verdad?
En resumidas cuentas, los datos consignados en las etiquetas de los neumáticos a los que debes prestar atención son la eficiencia, el agarre y el nivel de ruido. Por supuesto, a mayor puntuación en estos tres apartados mayor precio alcanzan las ruedas.
La idea de optar por las alternativas más baratas resulta tentadora pero no olvides que eso puede provocar que te enfrentes a un desgaste prematuro de las ruedas del coche con lo que el ahorro se reduce en gran medida.
Por otro lado, cada vez se le da más importancia a la eficiencia en todos los ámbitos y el sector automovilístico no iba a ser una excepción. Los neumáticos de clase E, por ejemplo, hace tiempo que no están disponibles en el mercado.
Ahora vamos a indicar el modo en el que hay que interpretar los iconos que aparecen en las etiquetas de los neumáticos. Son muy intuitivos así que no hace falta que te preocupes por hacerte un lío.
En primer lugar, el dibujo del neumático y el surtidor nos avisa del consumo de combustible. Después la rueda y la nube de tormenta nos informan sobre el agarre en una calzada mojada y por último el altavoz y la rueda hacen referencia a los decibelios que emite la goma de las ruedas. Ojo, tres ondas significan que las ruedas pueden llegar a superar los límites establecidos por ley así que esta no es la elección más aconsejable.
Y con esto, ya puedes acercarte a tu tienda de repuestos de vehículo o a tu taller más cercano y revisar las etiquetas de los neumáticos para comprar los que se ajusten más a tus necesidades y las de tu coche. ¡Invierte sabiamente cuándo se trata de la puesta a punto de tu medio de transporte!