¿Has pensado alguna vez en la cantidad de normas de tráfico raras que hay dentro y fuera de España? Hoy en Furauto queremos sorprenderte con algunos motivos disparatados por los que puedes llevarte una sanción en ciertos lugares del mundo.

Respetar las reglas de circulación es de gran importancia para tu seguridad y la del resto de conductores. ¿Pero que ocurre cuándo la regulación del tráfico va más allá de las acciones al volante? Pues que a veces se dan situaciones de lo más insólitas.

Un ejemplo de esto lo vemos en Tailandia. En este país está prohibido conducir cualquier tipo de vehículo sin camiseta. Aunque a primera vista puede parecer extraño multar a alguien simplemente por ir con el torso desnudo esta limitación tiene como objetivo que podamos movernos con libertad y no tengamos distracciones al volante.

Imagina que vas en moto sin camiseta. Esta es una imagen bastante común en las carreteras españolas en verano. Sin embrago, no debemos perder de vista que en caso de accidente es el cuerpo del motorista el que sufre todo el impacto sin contar siquiera con la protección de la ropa. Por otro lado, al estar en contacto directo con la tapicería de nuestro coche lo normal es que aumente la sudoración y conducir nos resulte más incómodo. En otras palabras, te quedas pegado en el asiento y esas pequeñas molestias te impiden prestar la atención debida a lo que sucede en la carretera.

¿Quieres saber algo de lo más curioso? Ya hemos comentado en numerosas ocasiones lo importante que es estar bien hidratado mientras se conduce y comer algo de vez en cuando para no sufrir una bajada de azúcar en el momento más inoportuno.

Pues resulta que en Chipre es obligatorio que estaciones tu vehículo para consumir cualquier bebida o alimento. En España no es necesario llegar a eso para echar mano de nuestra botella de agua o nuestro refresco. Bueno, siempre y cuando no tengamos las manos ocupadas mucho tiempo y podamos seguir maniobrando correctamente.

Otros países se toman muy en serio lo de la contaminación acústica. Mientras en España debemos tener cuidado con el ruido que produce el tubo de escape, el motor o los frenos en lugares como Suiza pueden llegar a sancionarte si cierras la puerta del coche con demasiada energía.

Para terminar, vamos con la limpieza de nuestro vehículo. Limpiar tu coche por dentro y por fuera con cierta asiduidad es una de las tareas de mantenimiento más comunes. En Rusia te pueden multar por tener el coche demasiado sucio. Ten presente que las condiciones climáticas de este país son muy extremas y el barro y el polvo pueden perjudicar seriamente la visibilidad de los conductores o estropear sin remedio piezas vitales del coche.

Ojo, en España también es imprescindible que nuestra matrícula sea legible en todo momento pero en general las autoridades dejan la decisión de cuándo acudir al autolavado de coches a los propietarios del vehículo. No olvides que limpiar el coche en la calle está prohibido.

La lista de de normas de tráfico raras sigue y sigue. Si conduces en Alemania ni si te ocurra insultar a otros conductores, por ejemplo. En definitiva, lo mejor es mantener tu coche en buenas condiciones y ser lo más civilizado posible. ¡Así te ahorrarás más de un disgusto!