Seleccionar página

Hoy vamos a hablar de las luces de los coches. Gozar de buena visibilidad es fundamental cuándo se trata de hacer desplazamientos por carretera. ¿Quieres saber cuál ha sido la evolución de los faros y cómo nos ayudan a estar más seguros al volante de nuestros vehículos?
Aunque los faros son un complemento indispensable para que podamos conducir sin incidentes hay que reconocer que no siempre nos damos cuenta de lo útiles que son y lo mucho que nos ayudan a llegar sanos y salvos a nuestro destino de viaje.
¿Te has preguntado alguna vez cómo se las apañaban para que los primeros coches pudieran circular por las noches? ¡Pues ni más ni menos que con lámparas de aceite! Afortunadamente, la tecnología nos ha facilitado mucho las cosas y en estos tiempos contamos con sistemas más potentes y más eficaces en materia energética como las luces Led, por ejemplo.
En su momento, os faros halógenos supusieron una auténtica revolución. Iluminar a más de cien metros de distancia no es una hazaña nada despreciable. El éxito de este tipo de luces ha sido tan grande que todavía pueden verse algunos coches que circulan con este tipo de faros. ¡Todo un clásico que invita a la nostalgia!
Además, tampoco hay que olvidar que el precio de los faros halógenos es un factor determinante de cara a explicar su enorme popularidad. Una bombilla barata y fácil de cambiar acompañada de un cristal con las debidas propiedades reflectantes es todo lo que se necesita para poder conducir cómodamente cuando la luz de ambiente no acompaña.
Más adelante, surgieron las luces de xenón. ¡Muy al estilo de los años 90! La verdad es que estos faros son mucho más potentes que los halógenos por lo que su aparición supuso un avance significativo en temas de seguridad activa dado que toda la carretera quedaba debidamente iluminada y no deslumbraban al resto de conductores.
Finalmente, las luces de los coches se perfeccionaron con la llegada de las luces Led. Su luz blanca no daña la vista y es casi o más efectiva que las anteriores luces de xenón. Más arriba se menciona su excelente durabilidad dado su bajo consumo de energía pero no es oro todo lo que reluce. Las altas temperaturas son perjudiciales para el correcto funcionamiento de esta clase de luces.
¡Pero que no cunda el pánico! La evolución de las luces de los coches continúa con las proyecciones láser. Ahora estos faros suelen verse como apoyo a los faros normales para aumentar el alcance de la luz y lograr que esta sea más natural. ¡Con ellas se puede ver a una distancia de seiscientos metros!
Y estos son todos los sistemas de iluminación con los que se ha experimentado hasta la fecha para hacer que la conducción sea más sencilla, precisa y segura. ¡ Ahora ya sabes todo lo que hay detrás de las luces de los coches y de cómo funcionan!