¡Hay que cargar la batería del coche! ¿No tienes ni idea de por dónde empezar? No hay motivo para alarmarse porque aquí encontrarás toda la información que necesitas para poner a punto tu vehículo y seguir circulando.
Existe una especie de norma no escrita que dice que las baterías de tu coche van a fallar en el momento más inoportuno. Justo cuándo ibas a hacer la compra del mes en el supermercado o cuándo tienes que llegar a la oficina. ¡Pues sí que es mala suerte!
Seguro que alguno de los lectores de este blog está pensando que el hecho de que la batería del coche esté descargada se debe a un despiste como, por ejemplo, dejarse las luces encendidas. Es verdad que ese puede ser el caso pero eso no significa que sea la única razón de que algo así pueda pasar.
Es importante tener en cuenta que cualquier vehículo posee sistemas que requieren del uso de electricidad aunque el coche esté en reposo. Los cierres centralizados son un ejemplo de ello. Por lo tanto, si no utilizamos el coche con la frecuencia suficiente podemos vernos en la situación de que la batería se nos haya quedado sin energía.
Otros factores, como las bajas temperaturas en invierno o el no conducir el coche el tiempo suficiente como para que la batería se reponga, pueden incidir de forma directa en la durabilidad de la batería. ¡Tienes que mantener tu coche en funcionamiento para evitar sobresaltos!
Evidentemente, no es posible parar los relojes si se va con la hora justa pero lo de saber cómo recargar la batería para que podamos coger el coche la próxima vez tiene fácil solución. Vamos a ver cuáles son las alternativas para hacer frente a esta clase de situaciones:

  • Las pinzas: Para empezar, necesitaremos tener a mano otro vehículo que pueda proporcionar a tu vehículo la energía que le falta. En principio, ambos coches deben tener los motores apagados.
    Se debe abrir el capó de los dos coches y conectar el juego de pinzas a la batería. Las pinzas con los cables rojos se ponen en los extremos positivos de cada una de las baterías y las pinzas del cable negro en los negativos. ¡Ojo porque puede saltar un chispazo!
    Si todo ha ido bien, lo único que resta por hacer es arrancar el vehículo que no tiene problemas y después el que está sin batería. Este último hay que dejarlo en marcha durante unos veinte minutos para que la batería continúe cargándose un poco más. Es obligatorio desconectar las pinzas justo al contrario de cómo se conectaron.
  • Los cargadores de baterías: El procedimiento de uso de este tipo de aparatos es muy similar al descrito más arriba para las pinzas. La principal ventaja es que no es necesario depender de la buena voluntad de amigos, familiares o vecinos para que tu coche funcione. El coste de estos dispositivos es muy variable ya que puede ir de los 30 euros hasta los 200 e incluso más. Todo depende del modelo y la marca.

Desde el equipo de Autofurgo esperamos que estas líneas hayan servido para que le pierdas un poco el miedo a eso de cargar la batería del coche. ¡Ya no tienes por qué acudir a la grúa para llevar tu vehículo al taller cada vez que tengas dificultades para arrancar!