Cada día se ponen en la carretera millones de personas. Confiamos en que todas sepan conducir debidamente pero, sin embargo, en pocas autoescuelas enseñan cómo cambiar una rueda.

¿Sabes los pasos que hay que seguir y el material que necesitas para cambiar una rueda del coche? En Autofurgo, tu web donde comparamos alquiler de coches económicos para que elijas el que más te gusta, te lo explicamos.

¿Qué hace falta para cambiar una rueda de coche?

Es sencillo y todos los vehículos deberían ir equipados con estas tres cosas:

  • Gato hidráulico
  • Destornillador y llave para quitar los tornillos
  • Y, por supuesto, una rueda de repuesto

Los pasos que hay que dar para cambiar la rueda del coche

En primer lugar, si ya hemos confirmado que nuestra rueda está pinchada (porque es evidente o porque hemos comprobado que está perdiendo aire irremediablemente), debemos seguir estos pasos:

  • Intenta apartar el coche de la vía hasta un lugar seguro y en el que puedas trabajar con tranquilidad
  • Busca lo que necesitas: normalmente el gato y la rueda de repuesto suelen estar en el maletero, justo en su parte inferior tras lo que llamaríamos el suelo de la zona de carga.
  • Consulta la documentación de tu coche si la tienes por si explica los pasos a seguir en cada caso.
  • Coloca el gato en una zona del vehículo donde veas que puede levantar la rueda dañada o si tienes el manual en el punto exacto en el que te indique. Tiene que estar firme y sobre un suelo lo más plano posible. Utilízalo hasta que consiga elevar el coche.
  • Comienza a soltar los tornillos de la rueda pinchada. No lo hagas completamente todavía
  • Ahora, cuando veas que todo sigue su curso, vuelve a elevar un poco más el coche con el gato. Ten en cuenta que pasas de quitar una rueda pinchada para poner una con más volumen. Unos 20 centímetros de distancia sobre el suelo deberían ser suficientes
  • Desatornilla por completo la rueda y extráela
  • Ahora llega el momento de colocar la nueva rueda: es sencillo, ancla primero uno de los tornillos sin apretarlo demasiado y úsalo de guía para poner el resto en su posición.
  • Coloca ahora todos los tornillos y ve apretándolos poco a poco y de forma gradual a todos por igual lo más aproximado que puedas. Ten en cuenta que si aprietas uno mucho al principio inclinará la rueda, y eso no lo queremos
  • Una vez con todos los tornillos apretados, vuelve a utilizar el gato para bajar el vehículo y poder retirarlo. Tu gato ha sobrevivido como un campeón, ya tendrás tiempo de pensar por qué se llama gato.
  • Dale un repaso más a los tornillos e intenta utilizar el coche en una zona de control la primera vez para ver que todo esté bien.
  • Sugue tu viaje y disfruta