Hoy echamos la vista atrás y nos desplazamos hasta algunos de los museos de coches más curiosos y fascinantes de nuestro país. ¿Quién dijo que en el mundo de la automoción no se pueden ver auténticas obras de arte?
La popularización del uso del coche ha cambiado nuestra vida cotidiana. En la actualidad estamos conectados por una extensa red de carreteras y podemos llegar casi a cualquier parte en un tiempo razonable. Ni que decir tiene lo importante que es este avance para el sector del transporte.
Empresas de alquiler de vehículos como Autofurgo no tendrían razón de ser si no existiese la necesidad de viajar en coche. Madrid, Barcelona, Asturias… Sea cuál sea el destino que elijas dentro de nuestras fronteras hay una de nuestras oficinas esperándote para que dispongas siempre de un coche de alquiler a tu medida.
Por todos estos motivos, queremos rendir homenaje a la historia y evolución del coche. ¡Atención que los museos van a abrir sus puertas!

• Museo Roda: Nos vamos hasta Lleida para ver una colección única de vehículos clásicos de principios de siglo XX. Durante el recorrido te sentirás como si realmente hubieras viajado en el tiempo ya que se pueden ver reproducciones de garajes y talleres de la época.
• Museo de la historia de la automoción de Salamanca: La colección de al menos cien vehículos de Gómez Planché es perfecta si lo que quieres es hacerte una idea de cómo ha ido cambando la concepción del automóvil desde sus inicios.
• Museo Torre de Loizaga de Vizcaya: En el interior de un edificio tan emblemático como el Castillo de Concejuelo se halla la colección privada de Miguel de la Vía. Los amantes de los Rolls-Royce pensarán que están en el paraíso ya que aquí puede verse una de las mayores colecciones de Europa de estos míticos modelos.
• Colección de automóviles Salvador Claret: En esta muestra de trescientos coches están presentes grandes marcas y fabricantes como como Hispano Suiza o Ricart. Pero el archivo del museo también es muy interesante ya que en el interior de su biblioteca hay miles de libros y catálogos de automóviles.

En definitiva, hay museos de coches para todos los gustos. Tanto si te interesan las anécdotas históricas de los diferentes fabricantes de vehículos como si prefieres centrarte en su evolución mecánica o estética hay mucho que ver. ¡Vamos de visita cultural!