Seleccionar página

La música para viajar en coche es uno de los aspectos que no debemos descuidar cuándo nos desplazamos por carretera. En los trayectos largos es importante que todos los pasajeros del vehículo estén a gusto y que el conductor se mantenga despierto y alerta. ¡Sube el volumen del reproductor de tu coche!
Escuchar música en el interior de nuestro coche o furgoneta no es algo nuevo ni mucho menos. Algunos de nosotros todavía recordamos las mañanas de domingo dentro del vehículo familiar escuchando una cinta de radiocasete mientras íbamos al campo o a la playa.
Afortunadamente, la vida ha avanzado mucho. Ya no tenemos que lidiar con cintas gastadas que se enredan en los aparatos y que no vuelven a sonar como es debido. Ahora podemos llevarnos nuestra música favorita a cualquier parte en formato CD o en un simple USB, por ejemplo.
Lo que no ha cambiado en exceso es el tipo de música más adecuado para la conducción. Hay que huir de la monotonía todo lo posible pero no hasta el punto de escuchar temas que nos pongan de los nervios. Por lo general, el Jazz o los grandes éxitos de la música Pop son las opciones más recomendadas.
Si queremos escuchar canciones con letra y no puramente instrumentales es preferible inclinarse por temas que nos sepamos de memoria. De ese modo, tenderemos a estar más pendientes del tráfico que de captar el significado del tema en sí.
El Rock y el Heavy Metal son geniales e indudablemente ayudan a que nos mantengamos en tensión. Sin embargo, si nos emocionamos demasiado con estos estilos de ritmo rápido podemos acabar pisando el acelerador más de la cuenta sin advertirlo siquiera.
La clave está en encontrar un punto medio. Cualquier género musical o artista que nos resulte entretenido y alegre suele ser suficiente. ¡Elabora con cuidado tus listas de reproducción antes de salir de viaje!
Poner tu emisora de radio favorita puede ser de gran ayuda. No obstante, ten presente que no debes andar cambiando de dial cada dos por tres. Has de tener los ojos puestos en la carretera y ante eso no valen las excusas.
Como recomendaciones finales hay que apuntar varias cosas. La primera de todas es la cuestión del volumen. La música no debe en ningún caso estar tan alta que te impida escuchar los sonidos del entorno. No oír un claxon a tiempo puede tener consecuencias desastrosas para tu seguridad, la de tus acompañantes y la del resto de conductores que viajan a tu lado.
Y evidentemente, nunca has de olvidar que tu principal cometido es prestar atención a la carretera cuándo te subes al volante de tu vehículo. Si eres incapaz de concentrarte cuándo suena la música lo mejor que puedes hacer es no ponerla.
Si sigues estas indicaciones en el equipo de Furauto estamos convencidos de que elegirás sabiamente tu música para viajar en coche. ¡Seguro que tu familia o tus amigos no serán capaces de dejar de cantar y de seguir tu ritmo todo el camino!