Seleccionar página

En Furauto este año te recomendamos una ruta en coche por la Toscana Aragonesa para celebrar San Valentín. El 14 de febrero se acerca y si todavía no has empezado a planificar esa sorpresa que deje a tu pareja sin aliento seguro que sacas un par de ideas interesantes en este artículo. ¿Quién dijo que ya no existe romanticismo?
Esta vez no nos vamos a centrar en itinerarios llenos de turistas con grandes aglomeraciones de tráfico. Se trata de crear un entorno tranquilo y relajado para que tu pareja y tú podáis volver a conectar lejos de la rutina y el ajetreo de la vida diaria.
Así que toca perderse por carreteras secundarias. Es el único modo de llegar hasta pueblos y parajes naturales a los que nunca se te habría ocurrido ir pero que albergan un sinfín de maravillas en su interior. Por no mencionar el carácter acogedor de sus gentes.
La comarca de Matarraña es conocida como la Toscana Aragonesa y no es para menos. Basta con echar un vistazo a la arquitectura típica de sus municipios para quedarse sin palabras. El castillo del siglo XII de Valderrobres bien merece una visita.
Puedes venir hasta Matarraña desde cualquier punto de España pero al estar situada entre Teruel, Castellón y Tarragona estos tres lugares son excelentes puntos de partida para nuestra particular ruta en coche. Cuándo sólo se dispone de unos días libres no vale la pena perder gran parte del tiempo de descanso en carretera en lugar de disfrutar de la naturaleza y de impresionantes edificios llenos de historia.
Si eres amante del senderismo quizá encuentres un hueco para aparcar el coche y explorar sus bosques y manantiales. Los hayedos del Parque Natural dels Ports son un alto en el camino obligado si te interesa conocer la riqueza vegetal y animal de la zona. Aquí podrás observar aves a placer.
Para ver algo realmente curioso tendrás que llegar hasta Belmonte de San José o Aguaviva. Estos municipios albergan las Bóvedas del frío que antes hacían las funciones de pozos de hielo pero que en la actualidad han quedado únicamente como habitaciones subterráneas para el deleite del viajero.
Los aficionados a la historia antigua pueden contemplar un auténtico yacimiento íbero que se ubica entre Calaceite y la localidad de Cretas. Como ves, en la Toscana Aragonesa podrás elegir entre numerosas actividades tanto al aire libre como de interior para hacer en pareja.
Sencillamente, no puedes dar esta ruta por acabada antes de disfrutar de las vistas que hay desde el salto del río Tastavins. Hay una caída de 20 metros de altura así que tendrás que dejar de lado el vértigo.
Terminamos nuestro itinerario por la Toscana Aragonesa en Beceite, entre las paredes de roca que marcan el camino podrás ver unas pinturas rupestres de lo más fascinantes. La historia ha dejado su huella en la comarca de Matarraña en épocas muy diferentes y es ahí dónde reside parte de su encanto. ¡Ven a descubrirlo este San Valentín!