Las averías en el sistema eléctrico de nuestros vehículos son algo con lo que hemos de lidiar más a menudo de lo que nos gustaría. Sin embargo, conocer cuáles son las principales piezas del coche que suelen fallar pueden darte una idea de a qué te enfrentas cuándo de pronto te quedas parado en mitad de un trayecto. ¿Te pica la curiosidad? ¡Sigue leyendo!
Un día vas de visita a ver a un amigo o decides hacer una escapada con tu furgoneta y… ¡Oh, no! Tu coche ha dejado de circular sin previo aviso y no hay manera de hacer que ande de nuevo. Todo el mundo se ha visto alguna vez en una situación parecida y es fácil desesperarse.
En el equipo de Autofurgo queremos que siempre estés preparado para las eventualidades que pueden surgir en carretera así que vamos a facilitarte una pequeña guía de los componentes de tu coche que son susceptibles de ser la causa de las averías en el sistema eléctrico de tu coche. ¡Toma buena nota!

  • Batería: Teniendo en cuenta que esta pieza es la encargada de proporcionar la energía eléctrica a nuestro coche o furgoneta no es de extrañar que volvamos la mirada hacia ella cuándo se trata de problemas relacionados con la electricidad. La solución pasa por usar las pinzas, por ejemplo. Si quieres información más detallada no tienes más que consultar nuestro artículo titulado Cargar la batería del coche: ¡Nada podrá pararte!
  • Alternador: Esta pieza está íntimamente relacionada con la batería ya que si no va como es debido ésta no se recargará. Para saber a ciencia cierta si el alternador está fallando o no o lo único que hay que hacer es arrancar el coche y desconectar la batería. Si tu coche se apaga de inmediato casi seguro que el alternador es el culpable de la avería.
  • Fusibles: Su cometido es proteger a las piezas de tu vehículo de las posibles subidas de tensión. Si se rompen, como es lógico, se cortará la corriente eléctrica de tu coche o furgoneta. La caja de fusibles suele estar situada debajo del volante o bien bajo el capó. ¡Más te vale tener a a mano el manual de tu coche!
    Cambiarlos no es una tarea complicada pero hay que estar seguro de cuáles son los fusibles que hay que sustituir. Existen diferentes fusibles para los distintos sistemas de tu vehículo.
  • Bujías: Son las encargadas del proceso de combustión del vehículo por lo que es bastante normal que si se estropean el coche no se encienda o cueste trabajo acelerar. La grasa y el aceite que se deposita alrededor de la bujía son cosas a combatir porque puede ocasionar incluso cortocircuitos que nos impidan arrancar.

Ya has visto algunas de las causas de las averías en el sistema eléctrico de un vehículo. La mejor alternativa si tenemos cualquier problema con el coche es acudir al taller pero si la mecánica es una de tus aficiones siempre podrás encargarte tú mismo de los daños menores y ahorrar así algo de dinero.