Buscar el mejor combustible para tu coche es algo de lo más normal. Todos queremos que nuestro vehículo tenga el máximo rendimiento posible y elegir un producto adecuado a la hora de repostar en la gasolinera ayuda en gran medida. ¿Vemos qué combustibles hay en el mercado y cómo afectan al funcionamiento interno del motor?
La mayoría de la gente cuándo piensa en los tipos de combustible del mercado se queda sólo con la distinción entre gasolina y diésel. Sin embargo, la oferta actual es mucho más amplia dado que entran en juego otros combustibles más respetuosos con el medio ambiente.
A continuación, vamos a facilitarte una lista de los combustibles más comunes que puedes encontrar casi en cualquier estación de servicio. De esta forma, podrás comprobar las distintas opciones que tienes a la hora de llenar el depósito y cómo afectan cada una de ellas al funcionamiento de tu coche:

  • Gasolina 98 octanos: Si te interesa un combustible bajo en azufre has acertado con esta clase de gasolina. Una de sus principales ventajas es que mantiene limpio el motor y que aumenta la compresión. Esto hace que obtengas un rendimiento más potente. ¡Perfecto si conduces un deportivo o tu coche es de gama alta!
  • Gasolina 95 octanos: Al contrario que en el caso anterior, esta gasolina es la indicada para vehículos de potencia reducida, es decir, que tengan motores de menor tamaño. Los beneficios de la gasolina de 95 octanos son dos. El primero es que emite menos gases contaminantes y el segundo es que mejoran el arranque del motor en frío.
  • Bioetanol: Esta variedad se encuentra dentro de los llamados combustibles ecológicos. Lo malo es que se necesitan repostar más litros para recorrer una distancia determinada que si utilizaras gasolina tradicional.
  • Diésel: Por lo general es más barato que la gasolina. No es una mala opción pero hay que tener en cuenta que el diésel plus ofrece un mayor cuidado del motor con lo que su vida útil se alarga sensiblemente. Si prefieres un producto respetuoso con el medio ambiente y tu motor el biodiésel es la respuesta.

Estas son los combustibles más conocidos que puedes ver en las gasolineras pero hay muchos más. Como viene siendo habitual, en el manual de tu vehículo hallarás la información de utilidad básica que te ayudará a tomar decisiones sobre el uso y mantenimiento de tu coche. Mira con detenimiento el combustible recomendado por el fabricante para no correr riesgos innecesarios.
El mejor combustible para tu coche será el que indiquen los especialistas. Está bien conocer los productos disponibles en el mercado. Ahorrar dinero al repostar o disminuir en la medida de lo posible el deterioro de tu coche debido a su normal funcionamiento son cosas que le gustan a cualquier conductor pero intentar conseguirlo sin datos y a lo loco puede salir muy caro. ¿Sabes ya qué es lo que mueve tu motor?