La seguridad activa engloba todos los adelantos y prestaciones del vehículo que contribuyen a que la conducción sea más fluida reduciendo así el riesgo de accidentes. Desde el equipo de Autofurgo creemos que es importante que nuestros clientes se familiaricen con los distintos elementos que ayudan a que todos estemos a salvo en la carretera. ¡El conocimiento puede serte útil en caso de emergencia!
Con el paso del tiempo los vehículos han evolucionado incluyendo nuevos extras para mejorar la seguridad vial. Afortunadamente, tanto los fabricantes de vehículos como los conductores han tomado conciencia de que la prevención de accidentes de tráfico no es un asunto que deba tomarse a la ligera.
Es aquí dónde entran en juego la seguridad activa y la seguridad pasiva. Mientras que la primera hace referencia a todos las piezas y sistemas que dan mayor estabilidad al coche y permiten conducirlo de un modo fiable la segunda se limita a los mecanismos de control de daños en las situaciones en las que un accidente es algo inevitable.
En el artículo de hoy vamos a centrarnos únicamente en la seguridad activa. Para saber cuáles son los sistemas de seguridad que entran en este grupo no tienes más que leer la pequeña lista que viene a continuación:

  • Sistema de frenado: Obviamente esta es una pieza clave de cara a garantizar nuestra seguridad al volante cuándo iniciamos un viaje por carretera. Hoy en día el diseños de estos sistemas tiene en cuenta la posibilidad de fallos e imprevistos. Por este motivo, existen varios circuitos de frenado independientes como el ABS, por ejemplo.
  • Sistema de dirección: Como puede deducirse por su nombre permite dirigir el vehículo, o en otras palabras, realizar diferentes maniobras al volante. ¿Sabías que los sistemas de dirección se endurecen cuándo vamos a gran velocidad para reducir las probabilidades de que ocurra un accidente?
    Sistemas de control de estabilidad o ESP: Aquí se ponen en marcha varios sensores que perciben la velocidad de las llantas, la posición del volante y la situación del pedal del acelerador. Un procesador electrónico se encargará de decidir si hay que tomar medidas como frenar una o varias ruedas, por ejemplo.
  • Sistema de suspensión: Se encarga de que el coche se mantenga estable ante los posibles baches y desniveles de la carretera. Las barras estabilizadoras conectan las dos ruedas de cada eje y vigilan la inclinación del coche en las curvas. ¡Así no habrá peligro de que abandones la carretera en un descuido!
  • Los neumáticos: No nos vamos a detener mucho en este apartado porque ya hemos hablado con más detalle sobre Consejos para elegir los neumáticos del coche. Basta decir que una buena adherencia a la carretera es fundamental.
  • Iluminación: Gozar de una buena visibilidad cuándo se va en coche o en furgoneta también es un aspecto a considerar dentro de la seguridad activa. Por si te asaltan las dudas aquí tienes una serie de Recomendaciones para conducir de noche entre las que se incluyen algunas acerca del uso de las luces del vehículo.

¡Después de echar un vistazo a esta entrada no volverás a quedarte en blanco cuándo alguien mencione la seguridad activa! Saber de antemano las prestaciones de tu coche así como su utilidad podría sacarte de algún que otro aprieto en carretera. ¡El objetivo es reducir cada vez más el número de accidentes de tráfico!