Usar el Whatsapp conduciendo es un peligro tanto para ti como para los demás. Sin embargo, todavía son muchos los españoles que no pueden resistir la tentación de revisar las notificaciones del móvil mientras están al volante. Hoy veremos algunas de las consecuencias que este mal hábito puede acarrear.

En una ocasión anterior ya te advertimos sobre las restricciones que establece la Dirección general de tráfico respecto a usar el móvil en las gasolineras. Es imprescindible que apaguemos todo dispositivo tecnológico mientras estemos repostando para evitar accidentes. El combustible y la radiación electromagnética no hacen buenas migas.

Como suele decirse, el desconocimiento de la norma no exime de su cumplimiento. Muchos conductores no tienen ni idea del riesgo al que se exponen al consultar el móvil cerca de un tanque de repostaje y por eso se saltan las limitaciones impuestas por la DGT. Sin embargo, el peligro de mirar el Whatsapp al conducir es evidente e ignorarlo no tiene excusa.

El uso extendido del smartphone todavía es algo demasiado reciente en nuestras vidas. Es por eso por lo que nos tenemos que remontar sólo a finales del año pasado para empezar a ver medidas más severas para acabar con el uso del móvil durante los viajes en carretera.

Desde noviembre de 2020 el simple gesto de echar un vistazo a los mensajes de Whatsapp mientras circulamos nos cuesta la retirada de seis puntos del carnet de conducir. Anteriormente, esta infracción suponía la pérdida de la mitad de estos puntos. En otras palabras, las autoridades han decidido tomar cartas en el asunto e imponer castigos más disuasorios.

¿Sabías que alrededor del 30% de las víctimas mortales que se producen en las carreteras españoles son consecuencia de no prestar la atención a lo que sucede fuera del vehículo? Enviar un SMS o un Whatsapp equivale a conducir unos 20 segundos con los ojos cerrados. Si vamos a unos 120 km/h en ese tiempo podríamos recorrer la longitud de unos seis campos de fútbol sin darnos cuenta.

Si a pesar de estos datos necesitas usar el Whatsapp conduciendo por cuestiones laborales o familiares la única alternativa es hacerte con un dispositivo manos libre. Ojo, el uso de estos aparatos también disminuye tu capacidad de atención pero al menos impide que sueltes el volante en el momento más inoportuno. La mejor forma de estar conectado con los tuyos es llegar sano y salvo a tu destino.