En contra de lo que puedas pensar el tuning no es algo reciente sino que data de las décadas de los 60 y 70 cuándo los conductores buscaban diferenciarse unos de otros modificando tanto los aspectos estéticos de sus vehículos como detalles que afectaban a la funcionalidad. ¿Preparado para sumergirte en este mundillo?
La razón de que surgiera el tuning no es otra que el afán de exclusividad. Si eres un manitas y te interesan los coches seguro que comprenderás el gusto por pasar horas en el garaje o en un taller haciendo modificaciones en el diseño de un vehículo para adaptarlo a nuestra manera de entender la conducción y a la moda del momento.
Hoy en día no hay modelo de coche que no haya caído alguna vez en las garras del tuneo. Lo que comenzó como una práctica que se limitaba a los deportivos se ha extendido a todoterrenos, furgonetas o vehículos familiares.
Seguro que a estás alturas te estás planteando que si eso de tunear tu coche es legal. A fin de cuentas, los cambios en los sistemas de tu vehículo pueden afectar de manera directa su rendimiento y a tu seguridad al volante.
No te preocupes. Con la mayoría de los cambios estéticos relacionados con chapa y pintura no hay problema. Y si quieres realizar mejoras debajo del capó la homologación es la clave para no llevarte casa una buena ración de multas.
Ten en cuenta que debes certificar que los cambios en el tamaño de las ruedas, el montaje de llantas de aleación o los añadidos como los alerones no interfieren en correcto funcionamiento de tu coche. De esta forma, podrás pasar la ITV perfectamente.
Además, los fabricantes de vehículos también hace tiempo que se han rendido a las demandas de sus clientes y tienen departamentos específicos para instalar diferentes accesorios y complementos en sus modelos. BMW o Mercedes son claros ejemplos.
A continuación vamos a ver brevemente algunas de las modificaciones más populares que se le suelen hacer a los coches:

• En el interior del vehículo: Conseguir un aire más deportivo es uno de los principales objetivos del tuneo aunque, por supuesto, cada persona tiene su particular diseño en la cabeza. En este sentido, colocar baquets en lugar de asientos o arneses en vez del cinturón de seguridad es algo bastante común. Insistimos: No descuides la homologación y menos en los aspectos que influyen en tu seguridad en carretera.
• Equipos de sonido: Instalar equipos musicales más potentes es algo típico entre los amantes del tuning. Ten cuidado porque la multa por hacer demasiado ruido con el coche puede alcanzar los 3.000 euros y ocasionar la retirada temporal del vehículo.
• Los neumáticos: Desde el equipo de Furauto ya hemos hablado en alguna que otra ocasión acerca del papel tan importante que juegan los neumáticos en nuestro vehículo. No en vano, son el elemento que está en contacto con la carretera e influyen de manera directa en la maniobrabilidad de nuestro automóvil. Normalmente, una rueda tuneada es más grande con lo que también varía el tamaño de las llantas. ¡Ojo con no perjudicar el agarre y reducir las probabilidades frenar de modo efectivo!

El tuning tiene tanto defensores como detractores. Pero con independencia de tu punto de vista sobre esta tendencia siempre es bueno estar informado de cómo puedes personalizar tu vehículo y los pasos a seguir para que esos cambios no afecten a la conducción. ¿Ya sabes qué te gustaría hacerle a tu coche?