Seleccionar página

El telepeaje está especialmente diseñado para hacer todo más fácil para los conductores. Se acabó eso de buscar la cartera y ponerse de los nervios contando monedas para dar el importe exacto en el puesto de control para así no demorar nuestra marcha.
Ante todo hay que tener claro a qué nos referimos cuándo hablamos de autopistas de peaje. Son esas carreteras en las que hemos de pagar cierta cantidad a la empresa encargada del mantenimiento de la vía y en algunos casos también de su construcción.
Los controles de peaje se ubican en los ramales de conexión con otras carreteras. Normalmente las opciones de pago han sido o bien en efectivo o bien con tarjeta de crédito pero desde hace algunos años el telepeaje se ha introducido poco a poco en la vida de los conductores españoles.
Por si todavía no lo sabes el carril de telepeaje suele estar identificado con una gran letra “T”. Como ves, no existe margen de error pero si aún así te haces un lío ten en cuenta que este carril especial suele estar situado a la derecha o a la izquierda del control de peaje propiamente dicho.
Las empresas de transporte son las grandes usuarias de los puntos de telepeaje pero esto no significa que los particulares no puedan disfrutar de las ventajas de este sistema en lo que se refiere al ahorro de dinero como de tiempo de trayecto.
Entre los beneficios de utilizar este sistema destacan la posibilidad de pagar sin ni siquiera detener el coche siempre que se circule a una velocidad máxima de 40 km/h, la obtención de descuentos o el despedirse del inconveniente que supone que en algunos controles de peaje no acepten tarjetas de crédito. Además, tampoco hay que olvidar el hecho de que reduce los atascos provocados por la formación de colas de vehículos a la espera de pasar el control.
Y ahora viene la gran pregunta: ¿Cuánto cuesta exactamente el telepeaje? Es poco probable que la implantación de esta clase de sistema repercuta negativamente en el bolsillo de los conductores. Los dispositivos que se emplean tienen un precio bastante asequible que ronda los 50 euros como máximo. Por otra parte, la tarifa de mantenimiento del banco responsable asciende por regla general a la módica cantidad de 10 euros anuales.
Seguro que a estas alturas estás pensando algo así: ¿Entonces al coste del peaje de la autopista tengo que sumarle el precio del dispositivo y los gastos de gestión de mi banco? ¿Dónde está el ahorro y la rentabilidad del uso de esta forma de pago? El quid de la cuestión reside en los descuentos que puedes conseguir de tu banco según el uso que hayas hecho del telepeaje. Y por supuesto será más sencillo gestionar las facturas por si necesitas justificar los gastos de tu viaje por motivos laborales.
En definitiva, el telepeaje es especialmente atractivo para empresas o autónomos del sector del transporte pero los conductores particulares a los que les gusta viajar por carretera también pueden disfrutar de descuentos y de la comodidad de no tener que llevar encima dinero en metálico. ¡Que nada te pare al circular por la autopista!