Aprender a quitar el hielo del parabrisas del coche es esencial si conducimos por zonas en las que las bajas temperaturas provocan la aparición de la nieve y la escarcha. Y no sólo se trata de recuperar la visibilidad perdida sino también de vigilar el buen estado de las lunas de tu vehículo. ¡Vamos a desafiar al frío en carretera! Coger el coche en invierno tiene sus propios retos. Ir a la nieve es una idea estupenda para pasar un fin de semana inolvidable pero nuestro vehículo siempre sufre algo de desgaste durante el viaje. Además de escoger las cadenas adecuadas para conducir con nieve es necesario aprender algunos trucos para quitar el hielo de los cristales sin percances. Existen varias formas de afrontar el problema del hielo en los cristales pero hay dos remedios caseros que son perjudiciales. Hagas lo que hagas no debes echar agua caliente para que el hielo se derrita. El frío hará que esta operación resulte inútil puesto que el agua se congelará de nuevo. Y, lo sentimos, la sal no sirve para descongelar sino apara evitar la aparición del hielo en primer lugar. Ahora que hemos visto lo que no funciona es el momento de hablar de las técnicas que sí te serán de utilidad:

  • Encender el motor: Si has dejado el coche fuera en lo más crudo del invierno una manera de eliminar el hielo de los cristales sin dañarlos es encender el motor y esperar a que el calor haga su magia. Ojo, no pongas la calefacción al máximo porque los cambios extremos de temperatura nunca son buenos.
  • Echar mano de una rasqueta de plástico: Esta herramienta es muy eficaz a la hora de acabar con el hielo y el proceso puede ser más rápido que el descrito arriba si tienes algo de práctica. No olvides que debes rascar a partir del marco e ir moviéndote poco a poco hasta cubrir toda la superficie del cristal.
  • Limpiar el parabrisas con alcohol: Por si no lo sabías, el alcohol necesita temperaturas mucho más bajas que el agua para congelarse. Esta alternativa es la mejor opción se la capa de hielo que quieres retirar no es demasiado gruesa.

Una vez que estés seguro de que has acabado con todo el hielo puedes encender los limpiaparabrisas para limpiar más a fondo las lunas. Cuidado, las esquirlas de hielo que hayas dejado por descuido pueden dañar esta pieza así que tienes revisar la superficie en la que has estado trabajando antes de retirar la suciedad. Quitar el hielo del parabrisas del coche no es tan engorroso como puede parecer en un principio. Sólo hay que contar con las herramientas apropiadas y un poco de paciencia. ¡Y recuerda que los faros y los retrovisores exteriores también precisan de atención!