Seleccionar página

Todos los aficionados a los viajes en coche sabemos que cometemos algunos errores al conducir en verano. Y no sólo nos referimos a realizar maniobras indebidas en carretera como exceder los límites de velocidad. Conocer las imprudencias o fallos más frecuentes en este sentido te ayudará a mejorar tu seguridad vial.

Una de las primeras prácticas recomendadas que olvidamos cuando nos subimos al coche rumbo a nuestro destino vacacional es acudir al taller. Realizar una buena puesta a punto del vehículo puede ahorrarnos más de un disgusto.

Ojo, vigilar el estado de piezas como el motor o los frenos es esencial pero al margen de acudir a profesionales de la mecánica resulta que hay pequeñas acciones de mantenimiento que podemos llevar acabo por nuestra cuenta. Vigilar el nivel del líquido de frenos y cambiarlo en caso necesario sería un ejemplo.

A partir de ahí, seguro que no te sorprende que te digamos que debes evitar conducir durante las horas más calurosas del día para que las altas temperaturas no hagan mella en tus reflejos mientras vas por carretera. Aumentar la distancia de seguridad que te separa de otros vehículos puede ser una buena idea para prevenir colisiones y otros accidentes.

A modo orientativo, se puede decir que las horas prohibidas para subir al coche irían desde la una del mediodía hasta las cinco de la tarde. De todas formas, debes hacer paradas para comer y estirar las piernas así que seguro que no te causará problemas acudir a una estación de servicio o planificar tu viaje para no estar en carretera en ese horario.

Y hablando de paradas, no podemos dejar pasar la oportunidad de recordarte que debes bajarte del coche al menos cada dos horas. Por supuesto, si notas signos de cansancio antes de que se cumpla ese lapso de tiempo tienes que detenerte antes. El agotamiento es uno de los principales causantes de los accidentes de tráfico.

¿Recuerdas nuestro artículo sobre conducir con chanclas? Entonces ya hablamos acerca de la conveniencia de utilizar un calzado que se sujetase bien al pie para manejar los pedales sin sobresaltos. No queremos que pises el acelerador en el momento menos indicado porque la zapatilla se resbale hacia delante.

Por último, no caigas en la tentación de circular con las ventanillas bajadas por un largo periodo de tiempo. El aire acondicionado es tu mayor aliado a la hora de mantener una temperatura aceptable dentro del habitáculo. Aunque puede parecer lo contrario esto beneficia tu bolsillo porque reduce el consumo de combustible.

Esperemos que a estas alturas ya tengas claro cuáles son los errores al conducir en verano que no debes cometer. Cuanto más informado estés acerca de los problemas que se te pueden presentar en carretera más sencillo te será evitarlos y circular de un modo responsable estas vacaciones.