¿Necesitas sugerencias sobre qué visitar en Menorca? La planificación es la clave para que tus vacaciones sean todo un éxito. Por este motivo, en el equipo de Furauto hemos preparado para ti una lista que incluye actividades playeras, culturales o gastronómicas. ¡Tú decides que te apetece hacer en cada momento!
Menorca es un destino turístico típico de estas fechas. La belleza de sus playas es innegable pero hay muchas otras cosas que ver y otros lugares a los que ir. Si eres de esas personas a las que les gusta tener cierta variedad en sus vacaciones estamos convencidos de que este artículo te resultará muy útil. Veamos algunos de los principales atractivos que Menorca ofrece al viajero:

  • Playas vírgenes: Vale, ya sabemos que os hemos prometido hablar de algo más que de las playas de Menorca. ¡Pero recuerda que estamos en julio! Es imposible hablar de esta zona y no mencionar sus impresionantes playas vírgenes. Aguas azules y cristalinas, sol, arena blanca… Si te apetece disfrutar de todo esto hay múltiples opciones pero desde aquí te recomendamos que vayas hasta Cala Mitjana que está considerada como una de las playas más hermosas de España.
  • Teatro Principal de Mahón: Este edificio se construyó en el año 1929 pero lejos de convertirse en un simple monumento para ser admirado todavía es escenario de numerosas actividades culturales como conciertos o representaciones. Por supuesto, también puedes comprar una entrada para visitarlo por dentro pero si tienes tiempo y te convence la programación la mejor forma de empaparte del ambiente es asistir a algún espectáculo.
  • Fondos de Posidónia: Realizar una excursión submarina es otra de las maneras de descubrir los tesoros de las aguas de Menorca desde un punto de vista diferente al del bañista. Hay varios lugares apropiados para lanzarse a hacer snorkel pero la Cala Tamarells en Mahón o la Illa de l`Aireen Sant Lluís son algunos de los más populares.
  • La Naveta des Tudons: Este es un monumento funerario que data de la prehistoria. Es uno de los máximos exponentes de la cultura talayótica que engloba los usos y costumbres de los habitantes de Baleares hasta que fueron conquistados por los romanos en al año 123 a.C. Un auténtico pedazo de historia al aire libre que aspira a ser Patrimonio de la Humanidad.
  • Comer caldereta de langosta: este es uno de los platos emblemáticos de la cocina menorquina así que no puedes despedirte de tus vacaciones sin probarlo. Si quieres vivir una experiencia completa que aúne tradición y sabor tendrás que acercarte hasta Fornells y acudir al restaurante Can Burdó. Este establecimiento fue el primero en servir la caldereta de langosta a los turistas en 1872.Como has podido comprobar, cuándo se trata de decidir qué visitar en Menorca las posibilidades son infinitas. Playas de película, maravillas submarinas, monumentos llenos de historia o platos exquisitos. ¡Este verano será inolvidable!