Preferencias de accesibilidad
Fuente Grande
Modo Alto Contraste
Modo Oscuro
CERRAR

RESERVAS

Preferencias de accesibilidad
Fuente Grande
Modo Alto Contraste
Modo Oscuro

En otras ocasiones ya hemos hablado acerca de cómo poner tu coche a punto de cara al verano o las claves del mantenimiento del coche en primavera. El clima influye mucho en nuestra forma de conducir así como en el rendimiento del vehículo y en el desgaste de sus piezas mecánicas.

No obstante, las revisiones del coche no siempre giran en torno a las estaciones del año. Esto implica que beberás prestar especial atención a las indicaciones del fabricante de tu coche. Con frecuencia se establece una primera revisión entre los 10.000 y los 15.000 kilómetros, una segunda entre los 30.000 y los 35.000 kilómetros y una tercera cuando el automóvil alcanza los 60.000 kilómetros.

Pero si a pesar de estas indicaciones te haces un lío será mejor que programes tus visitas periódicas al taller con la ayuda de tu mecánico de confianza. Y no olvides que después tendrás que seguir acudiendo al taller cuando detectes algún problema o cada 10.000 kilómetros recorridos aproximadamente si todo va bien.

Ahora que te haces una idea de cuándo tienes que hacer una visita al taller para que tu coche vaya como la seda es el momento de ver con más detenimiento qué es lo que incluye una revisión completa del coche.

En primer lugar, se comprobarán los niveles de los líquidos del coche y de ser necesario se repondrá tanto el anticongelante como el líquido de frenos. Después le tocará el turno a las bujías, la correa de distribución, la suspensión, el sistema de frenos y los neumáticos del coche. Por supuesto, habrá que asegurarse de que ninguno de los circuitos del vehículo tiene escapes o fugas indeseadas.

Por último, otro punto esencial para llevar a cabo una revisión completa del coche es realizar el cambio de los filtros y el aceite. Esta operación no debe tomarse a la ligera ya que descuidarla supone un riesgo para el funcionamiento del motor.

En definitiva, una revisión a fondo del coche es un trabajo delicado y laborioso porque hay que comprobar el estado de todas las piezas y sistemas del vehículo responsables tanto de la buena marcha de éste como de tu seguridad durante tus desplazamientos y viajes por carretera.