Hoy en Furauto te recomendamos algunas playas de Portugal para que no te quedes sin ideas en caso de que estés planeando tus vacaciones de verano. Sol, grandes extensiones de arena y el mar de fondo… ¿Qué más se puede pedir?
Si te preocupa el tema del transporte durante tu viaje vamos a darte una buena noticia: Podemos ayudarte a encontrar un coche de alquiler en Lisboa que se adapte a tus necesidades y a las de tus acompañantes. A partir de ahí, la playa a la que decidas ir es cosa tuya. ¡Todas son excelentes destinos para esta época del año!
Seguro que algunos estáis pensando que eso de una playa cerca de Lisboa es algo raro. Normalmente, el tipo de visitas que acoge la capital de Portugal se asocian más bien al turismo de ciudad. En esta ocasión romperemos ese esquema para descubrir rincones costeros que te sorprenderán.

  • Playas de Cascais y Estoril: Para llegar a estos dos sitios hemos de coger nuestro coche y seguir la línea de la Marginal. Ojo porque en esta carretera se producen muchos atascos. Algo que no es de extrañar en los meses estivales teniendo en cuenta que esta vía rodea la costa. Sin embargo, el esfuerzo merece la pena al llegar al paseo marítimo ya que podrás disfrutar de una agradable caminata junto al mar e incluso hacer una parada en la famosa Praia da Duquesa.
  • Playa de Guincho: Se encuentra a sólo cinco kilómetros de Cascais. Si te gusta el surf es la mejor elección porque suele haber oleaje y fuertes vientos. Evidentemente, si vas con niños te aconsejamos que pases de largo porque no es el lugar más adecuado para que los más pequeños empiecen a familiarizarse con los baños en el mar.
  • Costa de Caparica: Esta es una zona poco conocida entre los viajeros pero muy popular entre los portugueses. Si buscas un entorno tranquilo y dar largos paseos por la orilla este es el sitio ideal. Por no mencionar que hay una gran oferta de bares y chiringuitos entre los que elegir para tomar una cerveza fría y una tapa.
  • Praia da Califórnia: A una media hora de Lisboa encontramos esta fantástica playa muy frecuentada por parejas y familias que buscan un ambiente más íntimo y relajado. Si te cansas de tanto broncearte siempre puedes ir hasta el peculiar pueblo de Sesimbra. En esta localidad la arquitectura de las casas es muy curiosa porque combina fachadas encaladas con una bonita decoración de azulejos. Si te interesa el turismo cultural no puedes perderte la visita a la Fortaleza de Santiago.

Como ves, las playas de Portugal y en concreto las que están en las cercanías de Lisboa son estupendas para pasar unos días libres. Las distancias en coche no suelen ser muy largas aunque todo depende del itinerario que quieras marcarte. Bañarse, hacer deportes acuáticos, tomar algo, leer un buen libro… ¿Qué te apetece hacer?