Las dudas acerca de si hay o no un límite de edad para conducir en España son bastante frecuentes entre los conductores extranjeros. La legislación vigente en nuestro país no establece una edad a partir de la cuál no se le permita a una persona hacer uso de su vehículo pero lo cierto es que hay que cumplir algunos requisitos y pueden aplicarse restricciones.

Una de las preguntas frecuentes entre los usuarios que quieren alquilar un coche es cuál es la edad mínima para poder realizar la reserva del mismo. Por lo general, las compañías prestan sus servicios a los conductores que tengan entre 21 y 75 años. En algunos casos incluso se sube esta edad mínima a los 25 años dependiendo de las características del vehículo deseado.

En otras palabras, aunque en teoría en España se puede conducir a partir de los 18 años y este derecho no desaparece con la edad en el sector de los vehículos de alquiler las empresas suelen establecer sus propios requisitos para proporcionar uno de los automóviles de su flota.

Ojo, que no haya un límite de edad concreto para coger el coche en España no implica que los conductores tengan carta blanca. Deberán acudir a un Centro de Reconocimiento Médico con relativa regularidad para demostrar que son aptos para seguir circulando por carretera sin suponer un riesgo para sí mismo o los demás.

Según las directrices generales, los conductores menores de 65 años deberán pasar una revisión en el correspondiente Centro de Reconocimiento Médico cada 10 años. Esta cifra se reduce a la mitad cuando hablamos de conductores de más de 65 años.

Es importante resaltar que los conductores de edad avanzada pueden tener restricciones a la hora de desplazarse en su vehículo aunque hayan pasado su reconocimiento médico. Algunas personas mayores no pueden conducir de noche y otras no pueden salir de una determinada zona geográfica, por ejemplo.

Esto es algo bastante lógico si consideramos que a medida que envejecemos perdemos facultades físicas. Nuestra visión, nuestros reflejos o nuestra capacidad de atención pueden verse afectadas con lo que aumentan las posibilidades de vernos envueltos en un accidente de tráfico.

Los conductores de la tercera edad deben seguir una serie de recomendaciones extraordinarias que se añaden a las precauciones habituales que todos debemos tomar cuando vamos en coche. Además de evitar conducir en horas de luz escasa como el anochecer o el atardecer se pueden aplicar múltiples medidas en aras de la seguridad vial.

Hacer paradas cada hora, realizarse revisiones periódicas de la vista y el oído, no conducir después de comer para evitar que el sueño haga su aparición mientras se está en carretera e informarse de si los medicamentos que se toman presentan contraindicaciones al volante son algunos ejemplos.

En definitiva, aunque no hay un límite de edad para conducir en España sí existen controles y restricciones para los conductores mayores. Lo importante s que todos podamos disfrutar de los viajes en coche de forma segura y responsable.