Si todavía no tienes claro cuándo se puede llevar tu coche la grúa desde el equipo de Furauto queremos despejar todas tus dudas. Cometer una infracción sin saberlo es un auténtico fastidio. ¡Hagamos lo posible para que nuestro vehículo no acabe en el depósito municipal!
Durante nuestros viajes en carretera las grúas pueden sacarnos de más de una situación desesperada. Sufrir una avería a medio camino de la ciudad que vamos a visitar o que se nos pinche una rueda son algunas de las situaciones más comunes en las que no tenemos más remedio que acudir a los vehículos de rescate.
Por desgracia, la grúa no sólo aparece en los casos en los que necesitamos ayuda. También realiza una importante labor retirando los coches que han incumplido alguna de las normas de tráfico, como por ejemplo aparcar en zonas prohibidas.
A continuación vamos a explicarte de un modo claro y breve cuándo se puede llevar tu coche la grúa:

  • Entorpecer la circulación: No es ningún secreto que si estorbamos el desplazamiento del resto de los conductores la grúa puede entrar en acción. Sin embargo, esto no se queda ahí. Nuestro coche no puede impedir el paso a los peatones o causar desperfectos en el mobiliario público.
  • Accidentes de tráfico: Si nos vemos envueltos en un percance en carretera que impida que nuestro coche marche por sí mismo tendremos que recurrir a la grúa. Si dejamos el vehículo inmovilizado en la calzada has de tener cuidado porque tienes un plazo de 48 horas antes de que acabe en el depósito.
  • Ir sin seguro: Como es lógico, es obligatorio circular con todos los papeles del coche en regla. De no ser así, las autoridades se reservan el derecho de inmovilizarlo. Este tipo de infracción es una de las más fáciles de evitar ya que no depende de hechos ajenos a nuestro control o conocimiento. ¡Conduce respetando la normativa y sin excusas!
  • Multas impagadas: Si no cumples con tu deber al recibir alguna sanción de tráfico de índole económica puede que el conflicto se resuelva privándote del coche hasta que normalices la situación. Procura no llegar a estos extremos y no tendrás problemas.
  • Vehículos dados de baja: Como recordarás, ya te explicamos cómo hay que dar de baja un vehículo. Una vez terminado este proceso no puedes volver a subirte al volante. Piénsalo bien antes de tramitar una baja con independencia de que sea temporal o permanente.
  • Coches abandonados: Todos hemos visto aparcados coches con señales evidentes de deterioro. No es el mejor modo de despedirte de tu vehículo después de años de vida útil. Si optas por esta vía la grúa se hará cargo de quitar el coche.

Esperamos que después de leer estas líneas tengas una idea aproximada acerca de cuándo se puede llevar tu coche la grúa. Las infracciones que pueden provocar la retirada de tu vehículo de la calle son muy concretas y puedes evitarlas con facilidad.