Existen ciertas señales de alarma que nos ayudan a identificar el mejor momento para cambiar las pastillas de freno de nuestro vehículo. Hoy vamos a hablar de algunas de las más comunes para que te te asegures de tener siempre tu coche a punto en tus viajes por carretera.
Aunque siempre puedes contar con cualquiera de los coches de alquiler que componen la flota de Autofurgo no debes descuidar en lo más mínimo el mantenimiento de tu coche particular. ¡No olvides que los frenos son uno de los elementos más importantes de la seguridad activa!
Es de sobra sabido que tanto las pastillas como los discos de freno tienden a a desgastarse con el uso y el paso del tiempo. ¿Pero cuándo ha llegado el momento de sustituir estas piezas por otras nuevas?
Hoy en día los coches viene equipados con un sistema de señalización en el salpicadero que te avisa de cualquier fallo en el sistema de frenado. No obstante, quizá no haya que llegar a estos extremos si se detectan rápidamente los primeros síntomas de que algo no va cómo debe en el interior de tu vehículo.
A continuación vamos a identificar algunos de los problemas que se presentan en tu coche cuándo el sistema de frenado necesita una buena puesta a punto:

• La distancia de frenada se incrementa: No es ninguna sorpresa que este sea uno de los primeros síntomas del deterioro de las pastillas de freno. Cuanto mayor sea el desgaste de estas piezas menor será la capacidad de disminuir la velocidad o detener nuestro vehículo de modo eficiente.
• Hay que pisar siempre a fondo: Si los pedales están demasiado duros y necesitas emplear mucha fuerza para que tu vehículo te obedezca algo no va bien. Esto puede estar causado por problemas o fugas de líquido de frenos, por ejemplo.
• El coche vibra y hace ruidos extraños: Vale, esto puede ser síntoma de un desnivel en las ruedas pero el hecho es que al deformarse las pastillas de freno también se pueden presentar estos inconvenientes.
• Los discos o las pastillas de freno se calientan demasiado: ¿Por qué es perjudicial que estas piezas estén sometidas a temperaturas demasiado elevadas? Si esto pasa lo más común es que se formen burbujas en el líquido de frenos que no nos permitan ni siquiera detener el coche. ¡Este es el peligro de conducir utilizando los frenos con brusquedad!

Después de echar un vistazo a este artículo ya tendrás una idea de los aspectos en los que debes fijarte para decidir si ha llegado la hora de cambiar las pastillas de freno de tu coche. Por supuesto, ante la duda lo mejor es ir al taller y consultar con los profesionales. ¡No olvides que el buen estado de los frenos es imprescindible para manejar tu vehículo en tus desplazamientos!